Mitos sobre el acné que ya va siendo hora de olvidar

Para tratar el acné lo más importante es estar bien informado.
Para tratar el acné lo más importante es estar bien informado.
PEXELS

Todo lo que estamos viviendo últimamente es el caldo de cultivo perfecto para la aparición del acné. El estrés, pasar mucho tiempo dentro de casa con poca ventilación o la mascarilla han hecho que nuestra piel reaccione con brotes de granitos y espinillas.

Este problema está afectando cada vez a más personas, y la información errónea está creciendo como la mala hierba. La desinformación sobre el acné y lo rápido se difunde no hace más que alargar y empeorar la situación.

Para tratar el acné, una de las cosas más importantes es estar bien informado, por lo que hoy vamos a hablar sobre los mitos sobre esta afección que debemos olvidar lo antes posible.

El acné solo es cosa de adolescentes

Esto es completamente falso. Aunque suele ser más común en la pubertad debido a los grandes cambios hormonales, según un estudio publicado en Journal of Investigative Dermatology, este trastorno afecta al 35% de las mujeres entre 30 y 39 años. 

El acné adulto tiene características diferentes al adolescente, y aunque puede venir también por temas hormonales, en adultos es más frecuente por el estrés, por una rutina de higiene que no se adapte a nuestro tipo de piel, por tocarnos mucho la cara o por ser hereditario.

Aumentar la frecuencia de limpieza facial disminuirá el acné

Lavarnos excesivamente la cara con productos astringentes destinados a la eliminación del acné puede causar sequedad y deshidratación en nuestro rostro. Aunque nuestra piel sea grasa o mixta, la deshidratación es una mala noticia y ha de tratarse lo antes posible para no tener grandes consecuencias, como las arrugas prematuras. 

Con lavarnos la cara dos veces al día (una vez por la mañana y otra por la noche) es suficiente. Si notamos nuestra piel deshidratada, es conveniente usar productos que traten el acné de forma suave y que regulen el nivel de hidratación de nuestra piel, una buena idea es que contengan niacinamida.

Las comidas como la pizza, los fritos o el chocolate causan acné

Aunque es uno de los mitos más extendidos, la verdad es que no existe evidencia médica que confirme que el chocolate, el azúcar o las grasas provoquen o empeoren el acné, aunque hay quienes pueden tener sensibilidad a ciertos tipos de alimentos y el estado de su piel empeore, como los intolerantes a la lactosa.

Sin embargo, si queremos tener una piel radiante, lo mejor es tener una dieta rica en vitaminas y antioxidantes y beber mucha agua. Nos lo agradecerá tanto nuestra piel como nuestro cuerpo.

El sol ayuda a secar los granitos

Esto es otra gran mentira que nos han dicho siempre. Si bien los rayos UV son desinfectantes y secan las glándulas sebáceas, esto es un efecto muy a corto plazo, ya que cuando se deja de tomar el sol se produce un efecto rebote debido a que aumenta la producción de grasa para contrarrestar la sequedad y nuestro acné empeora más de lo que estaba antes.

Pero no solo es eso, la exposición a estos rayos quema y reseca la piel, haciendo que aparezcan machas que son muy difíciles de eliminar y la envejece muchísimo, creando arrugas muy profundas.

Las pieles con acné no deberían usar maquillaje porque lo empeora

Por suerte, esto también es un mito, ya que las personas que tienen imperfecciones prefieren disimularlas con el maquillaje. Las pieles con acné pueden usar perfectamente este tipo de productos, eso sí, eligiendo aquellos que sean no comedogénicos, hipoalergénicos y oil free, específicos para pieles sensibles o acneicas.

Es muy importante limpiar muy bien nuestra la piel antes de dormir (este consejo es para todo tipo de pieles) para que el poro no se tapone de suciedad y evitar los brotes. También debemos lavar con asiduidad nuestras brochas de maquillaje para eliminar las bacterias y la grasa.

El sudor hace que se produzcan brotes de acné

Podemos ir al gimnasio tranquilamente ya que esto es completamente falso. Es recomendable que después de entrenar nos lavemos la cara para eliminar las impurezas, las bacterias y la grasa acumuladas, que son las auténticas causantes de la obstrucción de los poros.

Las marcas del acné son para siempre

Aunque parezca lo contrario, podemos deshacernos de las cicatrices del acné con mucha paciencia y constancia. Si utilizamos los productos adecuados, como los que contienen centella asiática o baba de caracol o ácidos como el retinol, podremos recuperar la textura de nuestra piel. Si las marcas son muy profundas, siempre podemos recurrir a exfoliantes químicos o láser para eliminarlas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento