Un oso salvaje perturba la tranquilidad del lujoso barrio del príncipe Harry y Meghan Markle

Los duques de Sussex, Harry y Meghan, con su hijo Archie, en Ciudad del Cabo (Sudáfrica)
Los duques de Sussex, Harry y Meghan, con su hijo Archie.
TOBY MELVILLE / EFE

La lista de enemigos del príncipe Harry de Inglaterra y su esposa Meghan Markle es bastante amplia. Por si no era suficiente con el distanciamiento de la Familia Real británica, ahora los duques de Sussex deben lidiar con un oso negro salvaje que ha decidido establecerse en el barrio en el que viven.

El animal ha sido localizado en las inmediaciones de la mansión que los duques poseen en Montecito, una de las zonas más exclusivas y lujosas de Santa Bárbara (California). El oso se ha instalado en el Rancho San Carlos, un espacio natural cercano a la vivienda de Harry, Meghan y el pequeño Archie donde, además, vive el amplio equipo de personal que los asiste.

Hace unos días, las cámaras de seguridad que protegen el barrio y a sus residentes captaron a este particular visitante que, atraído por los gallineros de algunos vecinos, ha creído conveniente que este lugar sería su 'coto de caza'. El animal ha atacado varios gallineros y ha volcado varios contenedores de basura en busca de algún 'exquisito' manjar.

El Departamento de pesca y vida silvestre del estado de California ha informado de que es conocedor del suceso, pero, al parecer, los residentes solo pueden esperar a que el oso decida marcharse. Sin embargo, los primeros avisos de la presencia del animal se dieron en el mes de julio y a este parece haberle gustado el barrio pues, desde entonces, campa a sus anchas por allí.

Desde el citado departamento, puesto que los vecinos deben convivir con el peligro que supone tener un oso hambriento por las calles, el portavoz Tim Daly ha explicado: "Los osos se sienten atraídos por los olores fuertes, por lo que recomendamos a los residentes que cierren bien sus basuras y limpien bien sus barbacoas". Además, recuerdan que si alguien se encuentra con el animal deben marcharse sin hacer movimientos bruscos y no deben establecer contacto visual con el oso.

Los residentes del barrio no son solo, obviamente, Harry y Meghan, sino que también hay un amplio elenco de grandes fortunas entre los vecinos. Además de los multimillonarios anónimos, los duques de Sussex conviven con Oprah Winfrey, Ariana Grande, Ellen DeGeneres y Gwyneth Paltrow, entre otros.

Quizá este oso negro salvaje solo quiera hacerse un hueco entre la crème de la crème de California.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento