Un aula de 25 alumnos necesita al menos cinco renovaciones de aire a la hora para reducir el riesgo de contagio de Covid

Los científicos tienen claro cómo ventilar las aulas para reducir el riesgo de contagio por Covid-19 y, aunque hay muchas diferencias según el volumen del aula, el número de niños y su edad, aconsejan airear una media de cinco o seis veces cada hora.
Los científicos tienen claro cómo ventilar las aulas para reducir el riesgo de contagio por Covid-19 y, aunque hay muchas diferencias según el volumen del aula, el número de niños y su edad, aconsejan airear una media de cinco o seis veces cada hora.
Alumnos de un colegio de Córdoba durante una clase.
EUROPA PRESS

Los científicos tienen claro cómo ventilar las aulas para reducir el riesgo de contagio por Covid-19 y, aunque hay muchas diferencias según el volumen del aula, el número de niños y su edad, aconsejan airear una media de cinco o seis veces cada hora.

Abrir las ventanas este número de veces en una clase de 100 metros cuadrados, con 25 estudiantes de entre 5-8 años, por ejemplo, permite renovar 14 litros de aire por persona y segundo, lo cual consideran los expertos sería un nivel "ideal" de renovación del aire.

Ésta y otras pautas aparecen en una guía publicada este miércoles por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y técnicos de la Asociación Mesura que incluye consejos para evitar la propagación del virus en las aulas (y otros interiores como lugares de trabajo) y que da herramientas para determinar si las condiciones de ventilación son las adecuadas.

Elaborada por María Cruz Minguillón y Xavier Querol, ambos del IDAEA-CSIC, junto a José Manuel Felisi y Tomás Garrido, de la Asociación Mesura, la guía explica que ventilar permite sustituir el aire interior "potencialmente contaminado", con aire limpio del exterior, y que al purificar se eliminan las partículas en suspensión, que pueden contener el coronavirus.

Las partículas o aerosoles son exhalados por los niños al hablar, toser, reír o gritar, permanecen suspendidas en el aire y su acumulación puede provocar contagios.

Cómo se pueden reducir los aerosoles

La acumulación de partículas se puede reducir de varias maneras: disminuyendo la cantidad de niños en clase, permaneciendo en silencio o hablando bajo (elevar la voz o gritar eleva la emisión de partículas 300 veces) y usar mascarilla (bien ajustada), según los científicos.

La exposición al virus se puede reducir también rebajando el tiempo en clase, manteniendo la distancia interpersonal, y ventilando y purificando el aire para eliminar la concentración de virus en el aire.

Los expertos insisten en que las actividades al aire libre son siempre las más seguras. Pero, en caso de tengan que realizarse en el interior de un aula, aconsejan mantener una ventilación cruzada, con puertas y ventanas abiertas simultáneamente en lados opuestos.

Además, proponen usar equipos extractores o impulsores individuales si la aireación natural no es suficiente.

Esquema de soluciones para renovar el aire en interiores.
Esquema de soluciones para renovar el aire en interiores.
CSIC

La ventilación se refiere a renovación de aire, es decir, sustitución del aire interior, potencialmente contaminado, con aire exterior, libre de virus. La utilización de un ventilador en un ambiente interior cerrado no equivale a

ventilar en el sentido de renovación de aire, apuntan los expertos. 

La purificación del aire consiste en la eliminación de las partículas en suspensión, susceptibles de contener virus. El método más sencillo y eficaz es la filtración. 

Según esta guía, la renovación de aire se puede denominar por sus siglas en inglés ACH, Air Changes per Hour. Si un espacio tiene 1 ACH (1 renovación de aire por hora) significa que en una hora entra en la sala un volumen de aire exterior igual al volumen de la sala, y, debido a la mezcla continua del aire, esto resulta en que el 63% del aire interior ha sido reemplazado por aire exterior. Con 2 renovaciones se reemplaza el 86% y con 3 renovaciones el 95%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento