Qué tipos de implantes capilares existen y cómo se hacen

  • Un implante de cabello es una intervención que consiste en extraer folículos pilosos de zonas en las que el cabello no se cae e implantarlos o trasplantarlos en aquellas otras en las que se ha caído.
  • Básicamente existen dos técnicas: FUE, indicado para zonas pequeñas y entradas y el FUSS, para calvicies más extensas.
  • La demanda de estas intervenciones se ha multiplicado por tres en los últimos años.
Profesionales realizando una intervención de implante capilar
Profesionales realizando una intervención de implante capilar
Clínicas MC360

Los implantes capilares, destinados a repoblar las áreas con alopecia, son cada vez más populares en España. Unos precios cada vez más competitivos han provocado que las personas interesadas en realizarse un implante lo hagan dentro de nuestras fronteras. Así, en el año 2019 se incrementaron en un 300% este tipo de tratamientos en nuestro país.

Un trasplante o implante de cabello es una intervención sencilla que consiste, básicamente, en extraer folículos pilosos de zonas en las que el cabello no se cae e implantarlos o trasplantarlos en aquellas otras en las que se ha caído. Básicamente, según nos cuenta el Dr. Xavier Álvarez Suriaca Vocal de la Sociedad Española de Restauración Capilar (SERECAP), existen dos tipos de procedimientos con este fin, y dependiendo del tipo de alopecia del paciente, los profesionales recomendaran uno u otro, pues el resultado de ambos es el mismo.

FUE, o Extracción de unidades foliculares

La técnica FUE (Follicular Unit Excision o Extracción de unidades foliculares) es la más avanzada de los microinjertos y consiste en extraer folículos uno a uno o en pequeños grupos de 1 a 4 de una zona poblada del paciente e insertarlos en la zona en la que se padece la alopecia. “Es una cirugía mínimamente invasiva, en la que se extraen las unidades foliculares una a una de la zona donante del paciente, para posteriormente trasplantarlos, también de forma individual, a la zona receptora”, aclara Xavier Álvarez Suriaca. Las ‘zonas donantes’ suelen ser el cuero cabelludo temporal y occipital, y se extraen de manera que estas zonas mantengan su apariencia en cuanto a densidad capilar se refiere. “en este proceso, se seleccionan las unidades foliculares de 1, 2, 3 ó 4 cabellos, o incluso si es el caso, de 5 ó más, según la región donde vayan a ser implantadas y la densidad necesaria que quiera conseguir”. Dependiendo de la alopecia de la zona repoblada se necesitarán una o varias sesiones, pues en casa sesión se trasplantan unos 3.000 folículos. Por este motivo, y porque se necesita que haya zonas ampliamente pobladas, la FUE no está indicada para calvicies totales, sino para alopecias con entradas o zonas pequeñas, cicatrices, cejas, barbas, etc., pero, según el Dr. Álvarez, estos casos serán los menos, “siempre que esté bien indicado realizar un trasplante capilar, se suele recomendar la técnica FUE”, asegura.

Para llevar a cabo este tipo de implantes se requerirá anestesia local para evitar el dolor de las microincisiones y la intervención durará entre cuatro y ocho horas, dependiendo del tamaño de la zona a cubrir.

En cuanto a las ventajas y desventajas de esta técnica, encontramos:

•Una rápida recuperación que permite hacer vida normal una vez terminada la operación. Solo se requerirá de un tratamiento preventivo antibióticos y analgésicos en caso de que exista dolor.

•No deja cicatrices evidentes, o esas son casi imperceptibles.

•Los resultados son definitivos y no existe rechazo.

•No existe pérdida de sensibilidad los meses siguientes.

•No es la mejor técnica para calvicies grandes o totales.

•Es el procedimiento más eficaz, pero también el más caro.

Dentro de esta técnica, hay una aún más avanzada, el Choi Pen, que es un instrumento -una especie de bolígrafo- que se utiliza para implantar folículos de una manera más rápida y haciendo incisiones aún más pequeñas, por lo que la recuperación es aún más rápida, con menos riesgos de infección y mayor tasa de éxito.

FUT o FUSS: Extracción de unidades foliculares con tira

La técnica de Extracción de unidades foliculares con tira o Follicular Unit Strip Surgery - FUT o FUSS- es más agresiva que la FUE, ya que “consiste en extraer una tira de cuero cabelludo del paciente mediante corte quirúrgico para posteriormente, extraer mediante corte, las unidades foliculares de la tira”. La tira suele medir entre 15 y 20 centímetros y los pequeños fragmentos o microunidades foliculares contienen entre 1 y 4 pelos. “Posteriormente, estas unidades foliculares serán implantadas en las áreas alopécicas” a través de microincisiones. “Este tipo de cirugía requiere de anestesia general y presenta un periodo de recuperación más lento debido a la curación del corte realizado, que, por otro lado, dejará una cicatriz más o menos evidente en la región occipital que podrá disimularse con el crecimiento del pelo del paciente”, en total el proceso puede dudar unas ocho horas y, después de intervención, el paciente deberá volver al cabo de dos semanas para quitarse los puntos. La técnica FUSS está sobre todo indicada en caso de alopecia de grandes extensiones y en algunos casos puede complementarse con alguna sesión de FUE. En cada sesión se insertan unos 3.000 folículos, y puede que sean necesarias varias sesiones para obtener el efecto deseado. Debido estos inconvenientes, se realiza mucho menos que el trasplante capilar con técnica FUE, pero “sigue teniendo sus indicaciones, como “mujeres u hombres que no quieren rasurar el pelo o pacientes con una cirugía FUSS anterior”

Las ventajas y desventajas de esta técnica son…

•Se obtiene un número elevado de injertos en una sola sesión.

•El coste es menor

•Se evitan muchas cicatrices.

•Es apta prácticamente para cualquier candidato, incluso con grandes alopecias.

•El postoperatorio es un poco más largo y molesto. Se prescribirán antibióticos por precaución y analgésicos en caso necesario.

•Puede producir falta de sensibilidad en la zona tratada, sensación que desaparece pasados unos meses. 

En cuanto a la efectividad, “en principio no hay una técnica mejor que otra. Varía la forma de extracción de las unidades foliculares de la zona donante, pero el resultado final puede ser el mismo con ambas técnicas dependiendo de la experiencia del cirujano capilar”. En ambas técnicas, el cabello trasplantado o injertado se cae poco tiempo después y da paso al crecimiento de pelo nuevo, por lo que el resultado definitivo se va pasados unos meses. Además, es recomendable tomar algunas precauciones, como evitar el sol o no bañarse en playas y piscinas durante unos días.

Estos tratamientos pueden complementarse con una tricopigmentación, la inyección de una pequeña cantidad de pigmento en la capa superficial del cuero cabelludo para cubrir pequeñas zonas despobladas, como pequeñas cicatrices, en la zona receptora para dar mayor sensación de densidad o también en la zona donante, para compensar visualmente los pelos donados.

Las complicaciones o los rechazos en ambos casos son muy raros, y solo en circunstancias muy específicas estas técnicas están contraindicadas, como en caso de enfermedades cardiovasculares o cirugías previas mal hechas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento