Quince ultras del Sporting se enfrentan a penas de cárcel por los incidentes previos al derby de 2017

El fiscal pide penas de cárcel para los quince acusados de los incidentes que se vivieron en Gijón antes del partido de fútbol Sporting de Gijón-Oviedo en 2017. Como mínimo, pide a cada uno de ellos una pena de tres años y medio de prisión por el delito de desórdenes públicos. El juicio se celebra este miércoles en la Sección Octava de la Audiencia Provincial, a partir de las 10.00 horas, en Gijón.

La pena aumenta, en función de que el fiscal haya apreciado, en cada uno de los quince casos, si existen más delitos, como el de atentado o el de lesiones.

De acuerdo al relato fiscal remitido a Europa Press, la tarde del día 9 de septiembre de 2017, en el estadio El Molinón, de Gijón, estaba programado el partido de fútbol entre los equipos Real Sporting de Gijón y Real Oviedo.

Estaba catalogado como de alto riesgo por la Comisión Permanente Delegada de la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley 19/2007.

Por tal motivo, se estableció un dispositivo de seguridad específico en el que intervinieron distintas dotaciones de la Policía Nacional de Gijón, Oviedo y Madrid.

Sobre las 16.30 horas de ese día, el autobús que trasladaba al equipo del Real Sporting de Gijón al estadio, escoltado por un único vehículo policial, accedió a la avenida de El Molinón, donde quedó bloqueado debido a la presencia de unas 2.000 personas seguidoras del equipo local, y entre los que se encontraban todos los acusados, pertenecientes a un grupo denominado 'Peña Ultraboys'.

Con el fin de facilitar el paso del autobús, se personaron en el lugar varias dotaciones policiales que fueron recibidas por los acusados, y otras personas no identificadas, con lanzamiento de botellas de cristal, vallas delimitadoras, bengalas encendidas, contenedores del Servicio de limpieza, sillas, piedras y otros objetos.

Siempre según el fiscal, se produjeron los incidentes, en los que resultaron agredidos 12 agentes de la Policía Nacional, y muchos de ellos heridos de diversa consideración. Entre las lesiones que sufrieron figuran contusiones en diferentes partes del cuerpo, esguince, rotura de fibras e incluso alguno sufrió quemadura de primer grado en el lado izquierdo de la cara.

Las penas van desde los 3 años y medio de prisión para cada uno de los acusados para el delito de desórdenes públicos a el año y medio de cárcel por el de atentado y de seis meses de prisión en el caso del delito de lesiones en riña tumultuaria.

Respecto a las penas por el delito de lesiones, la Fiscalía pide seis meses de cárcel por cada uno y para procesado acusado del mismo, excepto en el caso del enjuiciado al que se le aplica agravante de reincidencia, para el que se solicita dos años de prisión. En cuanto a los acusados por delitos leves de lesiones, la pena solicitada es, para cada uno, el pago de una multa de dos meses con una cuota diaria de diez euros. En concepto de responsabilidad civil, la Fiscalía pide el abono, en diferentes cuantías a los acusados de lesionar a los agentes, que suman una cantidad global cercana a los 23.000 euros. El fiscal, además, pide que se les prohíba la entrada al estadio del Sporting de Gijón durante los próximos diez años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento