Lista de setas comestibles más comunes en los montes españoles

Setas
La humedad favorece la proliferación de hongos.
JUNTA

Otoño es sinónimo de setas, un alimento muy deseado en la gastronomía y codiciado por los expertos en micología. La temporada de setas ha comenzado en buena parte de la geografía española por las precipitaciones y las condiciones climatológicas de estas últimas semanas. 

¿Qué condiciones son más idóneas para su crecimiento? Sin duda, la humedad de las lluvias, la bajada de temperatura y la ausencia de rachas de viento son factores claves. Así, "la mayoría de las setas crecen durante el otoño, y el resto en primavera. Salen cuando el sol vuelve a calentar el suelo tras un periodo de lluvias", destaca la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

¿Qué variedades son comestibles?

En cualquier caso, si sales este fin de semana a recolectar este alimento por tu propia cuenta debes tener en cuenta que no todas son comestibles ya que "existe un reducido porcentaje que son tóxicas e incluso mortales", advierten desde la organización. De esta manera, las setas más habituales aptas para su consumo que se pueden encontrar en los montes y en el mercado son las siguientes:

  • Boletus
  • Oronja
  • Setas de cardo
  • Setas de San Jorge
  • Angula de campo
  • Colmenillas
  • Rebozuelo
  • Lengua de vaca
  • Níscalo
  • Parasol
  • Cantharellus
  • Trompeta de lo muertos
  • Llenegra gris
  • Pie azul
  • Pie violeta
  • Senderuela
  • Seta de brezo
  • Falso Boletus
  • Portobello
  • Champiñón
  • Falta seta de cardo
  • Shiitake
  • Enoki
  • Shimeji

Recomendaciones para la recogida de setas

La primera advertencia es que no se deben recolectar aquellos hongos que desconocemos y nunca se tienen que consumir. Por ello, hay que "extremar las precauciones y, ante la duda, no solo no las cojas, sino que ni las toques", indica la OCU

Por otro lado, es aconsejable evitar la recolecta de setas en los bordes de las carreteras o lugares donde puedan haber sido fumigadas, "puesto que pueden acumular metales pesados y sustancias tóxicas". 

A la hora de recolectar este alimento, nunca se debe arrancar del suelo. El procedimiento consiste en cortar la seta por la base del pie para que pueda volver a dar nuevos frutos. Es recomendable llevar una brocha o pincel para limpiarlas en el momento de la recolección. 

Otra de las recomendaciones básicas es guardar las setas recogidas en una cesta transpirable de mimbre y así "las esporas se irán esparciendo por el suelo favoreciendo la germinación de futuras setas". Hay que evitar conservarlas en una bolsa cerrada porque podrían dañarse.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento