Cvirus.- Los grupos pactan las normas de la comisión de reactivación, que acabará su plan de trabajo máximo en enero

Los tres grupos con representación en el Parlamento -PPdeG, PSdeG y BNG- han acordado por unanimidad las normas de funcionamiento de la comisión para la reactivación económica, social y cultural por la crisis del coronavirus, que tiene como misión finalizar el desarrollo de su plan de trabajo (al margen de las conclusiones) en un plazo de tres meses y como máximo en enero.
Negociación de las normas que regirán el funcionamiento de la comisión de reactivación económica, social y cultural de Galicia, por el coronavirus
Negociación de las normas que regirán el funcionamiento de la comisión de reactivación económica, social y cultural de Galicia, por el coronavirus
EUROPA PRESS

Este plazo ha sido acordado después de que los grupos negociasen los tiempos de desarrollo de la comisión, al respecto de lo que el PSdeG apostaba por que fuesen más amplios y darse de plazo hasta el mes de abril, con el horizonte de seis meses.

Finalmente, el plan de trabajo, es decir, la entrega de documentación y las comparecencias, deben realizarse en este plazo de tres meses y, como máximo, enero de 2021 -como pedía el BNG para toda la comisión-, pero esto no significa que las conclusiones estén rematadas en ese tiempo. El PPdeG aceptó en parte marcar un plazo, pero apostó por no autoimponerse la "obligación" de que todo esté rematado en esos meses, porque la propia evolución de la pandemia podría obligar a retrasar la conclusión de los trabajos.

Además de este aspecto, los grupos han definido en las normas de funcionamiento el objeto de la comisión, tras una negociación en la que también han participado las tres formaciones.

Concretamente, y tras el acuerdo de los grupos, la comisión tendrá como fin "estudiar, analizar y realizar propuestas de acción política en base a la experiencia de la gestión de los últimos meses y dirigidas a la reactivación económica, social y cultural de Galicia ante la crisis originada por la pandemia de la covid-19 con la finalidad de proteger a la ciudadanía frente a la crisis y promover el progreso de la comunidad".

En la sesión de este lunes ha quedado fijado un plazo hasta el lunes 26, a las 13,30 horas, para presentar los planes de trabajo de cada uno de los grupos y, aunque formalmente todavía no ha sido convocada, la comisión volverá a reunirse el martes 27 para aprobar los trabajos que llevará a cabo y que, de este modo, arranque oficialmente la labor de estudio de la situación económica, social y cultural y las propuestas de futuro.

La comisión será convocada por su presidencia, oída la Mesa, y de acuerdo con la Presidencia del Parlamento, por iniciativa propia, a petición de dos grupos parlamentarios o de una quinta parte de los diputados de la comisión. Esta cuestión fue incorporada a propuesta de los populares.

"TRABAJAR CON INTENSIDAD"

En su participación en la comisión, el secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, mostró "toda la disposición a trabajar con intensidad y rigor" por parte de su grupo y ha expresado, del mismo modo, la "disposición a buscar acuerdos" en esta legislatura.

La propuesta que hizo el PSdeG para definir el alcance de la comisión fue la que fructificó tras un acuerdo de los tres grupos, pero no salió adelante la idea de los seis meses, para que haya un "análisis detallado y solvente" de la situación, además de la "agilidad" de que se trata de imprimir a este órgano parlamentario.

A juicio de Caballero, para que haya "profundidad y la necesaria madurez" eran necesarios esos tiempos. El PSdeG también quiso que quedase por escrito que la comisión velaría "por que no haya ningún veto", pero este texto no salió adelante. Sí se aprobó incluir en las normas de funcionamiento que la "información que soliciten los grupos "deberá estar a disposición de los miembros de la comisión a la mayor brevedad posible", como pedían los socialistas.

Por su parte, la viceportavoz del BNG, Olalla Rodil, destacó la necesidad de marcarse "un horizonte claro", porque "hay muchas personas que no están en situación de tomarse las cosas con calma". "Hay que hacerlo con agilidad y todo el rigor", ha sostenido.

Además, pedía incluir una objetivo de la comisión que fuese más allá, porque "no se puede" analizar el futuro "si no sabemos de dónde venimos", e incluso citó al portavoz parlamentario popular para señalar que él mismo remitió a este órgano parlamentario para conocer y analizar la situación en las residencias de mayores, para lo que la oposición pidió una comisión de investigación.

Pedro Puy, en su turno, sostuvo que la propuesta del BNG, analizada de forma "objetiva", significaba "prejuzgar el resultado de la comisión", al predeterminar que había que "impulsar un nuevo modelo". Así, sostuvo que habrá que hacer "cambios", pero "sin desechar el modelo económico, social y cultural".

El diputado popular subrayó, en su intervención, que el Gobierno gallego "lleva actuando desde el primer día" en la crisis del coronavirus con medidas que "están permitiendo que Galicia esté sobrellevando" esta situación.

VALORACIONES POSTERIORES DE LOS GRUPOS

En una rueda de prensa posterior, el portavoz parlamentario del PPdeG ha destacado que se trata del segundo acuerdo "unánime" al que llegan los diputados de la Cámara en esta legislatura, tras la reforma del reglamento de la institución.

"Con satisfacción por el consenso, confiamos en que podamos seguir trabajando", ha manifestado Puy, en relación a que ahora toca redactar un plan de trabajo que será "complejo" por todas las materias que hay que abordar y sobre el que ha dicho que espera que sean "capaces" de acordar entre todos las cuestiones prioritarias.

Mientras, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, ha subrayado que su formación tiene "claro" que la comisión de reactivación debe de hacer "un trabajo intenso a favor del país" en un momento en el que se vive "una de las crisis sanitarias y económicas" más "graves" de las últimas décadas.

"Es importante dar respuesta a las cuestiones que nos están pidiendo", ha manifestado Pontón, que ha incidido en que los tiempos "requieren un trabajo rápido, eficaz y riguroso". Así, ha señalado que los ciudadanos que no saben sin podrán mantener sus negocios abiertos y los que se quedaron sin empleo quieren "soluciones" y no "esperar un año por las respuestas del Parlamento".

Además, ha mostrado su preocupación por el hecho de que los fondos europeos "acaben teniendo como destinatarios a las grandes multinacionales, a las empresas del IBEX" en lugar de a las pequeñas y medianas empresas.

"No nos podemos permitir que acaben siendo una especie de fondos de amiguetes que vayan a parar a los de siempre mientras los autónomos no ven un euro cuando realmente son los que lo están pasando mal", ha apuntado en una intervención en la que ha asegurado que la crisis deje una "lección" como la necesidad de fortalecer la economía productiva.

"COMISIÓN VITAL"

Por su parte, el secretario xeral del PSdeG ha sostenido que para los socialistas es "vital" esta comisión y ha incidido en la importancia de abordar en ella las "líneas de acción estratégicas" para que Galicia remonte el escenario de crisis actual.

Con todo, ha llamado la atención sobre el hecho de que "el PP y el BNG tenga prisa por poner fin al tiempo de la comisión". "Creemos que un horizonte temporal breve, con intensidad de seis meses, daba más garantías para trabajar en algo tan complejo como la reactivación", ha manifestado Caballero, que ha recordado que en los tres próximos meses habrá que centrar "todas las comparecencias" de este órgano y la propia "dinámica" de elaboración de los presupuestos.

Pese a ello y tras criticar también que el PP pueda "vetar" comparecencias -en referencia a que el PSdeG pretendía incluir que no se podrían votar en contra-, ha apuntado que la voluntad del PSdeG es la de "construir" para marcar las línea de futuro de Galicia en una comisión en la que ve necesario que comparezca la ciudadanía "que lo está pasando mal".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento