Los confinamientos vuelven a Castilla y León: Aranda del Duero y Burgos se suman a otras provincias aisladas

Un sanitario efectúa una prueba PCR a un hombre en Aranda de Duero
Un sanitario efectúa una prueba PCR a un hombre en Aranda de Duero
EFE/ Paco Santamaria

La comunidad de Castilla y León no pasa por un buen momento a nivel epidemiológico. Los contagios crecen de manera preocupante y la posibilidad de perder el control sobre el virus ha provocado que las administraciones tomen medidas al respecto, como son los confinamientos. 

Los más de 32.000 vecinos de la localidad burgalesa de Aranda de Duero volverán a estar confinados perimetralmente desde este martes, por tener una situación de transmisión comunitaria del virus, tras pasar un primer confinamiento hace dos meses que quedó levantado el 21 de agosto. 

A partir de la media noche de este lunes se sumará por primera vez la ciudad de Burgos, que tras superar el límite de 500 casos por cada 100.000 habitantes en las últimas semanas, tendrá que ser aislada durante dos semanas sumándose así a otras capitales castellanoleonesas como Salamanca, León o Palencia.

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, ha comparecido en rueda de prensa para explicar el confinamiento perimetral en Aranda del Duero y Burgos. "Esta situación exige medidas por parte de todos, medidas conjuntas", ha señalado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento