Cataluña no descarta el toque de queda si continúa el aumento descontrolado de contagios por Covid-19

Un hombre realizándose una prueba PCR.
Un hombre realizándose una prueba PCR.
ACN

Ante el incremento de contagios en Cataluña, el vicepresidente de la Generalitat y presidente en funciones, Pere Aragonès, ha advertido este domingo de que -aunque hoy "no está encima de la mesa"- no descarta "ninguna medida intensiva en el futuro" como el "toque de queda".

Este fin de semana, el primero en el que se han aplicado las medidas restrictivas dictadas por el Govern que incluyen el cierre de bares y restaurantes, el número de personas contagiadas por la Covid-19 ha continuado subiendo en Cataluña: en las últimas horas ha sumado 2.835 nuevos casos, 16 fallecidos y 115 ingresados más en los hospitales.

El riesgo de rebrote también sube y supera los 400 puntos hasta 406,93 cuando este sábado era de 392,06 puntos, pero la Rt (velocidad de reproducción) ha descendido cuatro décimas, hasta el 1,30 (1,34 el sábado).  

Automuestra en Girona

Ante esta situación, el Govern ha puesto en marcha nuevas medidas sanitarias y el departamento de Salud ha empezado a utilizar en Girona una nueva técnica para detectar casos de Covid-19 basado en la automuestra, con la que cada persona recoge su propia muestra al pasar durante cinco segundos un bastoncillo por las propias fosas nasales.

Con la previsión de agilizar de esta forma la toma de muestras, aunque se hará bajo supervisión médica, la conselleria de Salut, Alba Vergés, calcula que en Cataluña se podrán realizar unas 24.000 pruebas más al día, que se sumarán a las 30.000 diarias que se hacen actualmente. 

Vergés ha explicado que comenzarán aplicando esta técnica en las escuelas, a partir de Primero de ESO, y entre el personal de residencias y centros hospitalarios.

Esta semana han comenzado a utilizar las automuestras en escuelas de Girona y entre el personal de residencias del Vallès y Barcelona, de forma que, paulatinamente, se implantará en toda Cataluña, ha señalado la consellera, quien ha afirmado que el personal de las residencias se hará pruebas cada dos o tres semanas. Según Vergés, esta técnica se sumará al resto de pruebas como los PCR y los test de antígenos, y permitirán "ganar rapidez" en la detección de nuevos positivos.

"Calculamos llegar al umbral de los 500 casos en Cataluña dentro de una semana, diez días"

Todo ello con el objetivo de frenar esta segunda ola ya que según ha afirmado a RAC1, la física e investigadora del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) Clara Prats, Cataluña llegará, en el plazo de una semana o diez días, al umbral de 500 casos de enfermos de Covid-19 por 100.000 habitantes y cumpliría por tanto el criterio del ministerio de Sanidad para cierre perimetral. 

Según Clara Prats, "el toque de queda es una medida que se podría plantear si las medidas actuales no funcionan" y prevé que "antes de un confinamiento total quizá se podría probar el confinamiento parcial en el tiempo, que suena mejor que toque de queda".

Ampliar ayudas a la restauración

El vicepresidente Pere Aragonès ha asegurado que el Govern podría ampliar la partida de 40 millones de euros para ayudas a bares y restaurantes. El sector de la restauración y las principales patronales han criticado en los últimos días que la dotación inicial prevista por la Generalitat es "insuficiente".

Este ha sido el primer fin de semana en el que se han aplicado las medidas restrictivas del Govern para frenar la pandemia, la más polémica la de cerrar bares y restaurantes, que solo pueden servir comidas para llevar. 

Una medida que ha provocado que los parques y jardines de Barcelona estuvieran llenos de gente también por la noche. Así, los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana de Barcelona desarrollaron la noche del sábado diversas actuaciones por incumplimiento de las normas que saldaron con 573 personas desalojadas y 112 denunciadas. Además, según pudo comprobar este diario, la mayoría de contenedores del vidrio estaban ester domingo llenos. Y los Mossos clausuraron una fiesta ilegal en una masía de El Catllar (Tarragona).

También ha habido una gran afluencia de personas al Parque Natural del Montseny, por lo que la Diputación de Barcelona, que es la responsable de su gestión, ha optado por cerrar las áreas de pícnic, aumentar el número de informadores e iniciar una campaña de sensibilización

Mostrar comentarios

Códigos Descuento