Propósitos de año nuevo

  • La creciente tasa de paro ha variado el orden de buenas intenciones
  • Las propuestas de mejora dejan de ser personales
  • Destacan la puntualidad e involucrarse más con la empresa
Trabajadores en una oficina, en una imagen de archivo.
Trabajadores en una oficina, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

Dejar de fumar, apuntarse (y además ir) al gimnasio, empezar la dieta, ver más a la familia, llamar a los amigos olvidados… El mes de enero está plagado de buenas intenciones.

Pero este año la crisis tiene a todo el mundo preocupado por el mismo tema: el dinero y el trabajo. No es época de pedir, nos conformamos con conservar nuestro puesto de trabajo.

Quizá por ello sea época de dar, de agradecer la confianza que otros no han tenido la suerte de manifestar y de demostrar que no se han equivocado contigo. Y –no nos vamos a engañar- de intentar que, dadas las previsiones, esta situación, lejos de mejorar, al menos se mantenga.

Por eso no estaría mal incluir en esa famosa lista de nuevos propósitos para este año alguna mejora de actitud de cara al trabajo.

Año nuevo, mentalidad nueva

Lo más probable es que una de las cosas que menos nos apetezca hacer es dedicarnos más a la empresa. Hemos visto cómo han despedido a amigos-compañeros, cómo han congelado horarios, cómo han reducido costes en detrimento nuestro… pero cabrearse y adoptar una postura pasota o pesimista no hará más que empeorar las cosas.

Lo mejor que puedes hacer ahora mismo es olvidar los malos momentos, dejar a un lado los rencores y coger energía para comenzar con buen pie el año. No hay nada más gratificante para un jefe o empresario (y para uno mismo) que ver a sus empleados con la misma ilusión y ganas que el primer día.

Puntualidad y compromiso

Adecco ha querido saber qué grado de compromiso están dispuestos a alcanzar los trabajadores con su empresa de cara al difícil año que se avecina, y ha comprobado que la situación económica lo ha hecho más patente y ha variado las intenciones respecto a etapas anteriores.

Mientras que en 2008 las propuestas de mejora más valoradas por los empleados eran personales, como ser mejor compañero y reconocer los errores, este año se vinculan más a la empresa.

De hecho, los principales propósitos ahora son la puntualidad (en un 76% de los casos), mirar más por la empresa (un 74,2%) e involucrarse más (71,2%). Aspectos que hace sólo un año aparecían en la parte baja de la lista.

El mismo baremo se prolonga a las tres siguientes intenciones en las que los empleados han coincidido: tener mayor iniciativa (el 68,9%), reconocer los errores propios (64%) y mejorar la planificación en el trabajo (62,1%).

En el lado opuesto, los compromisos menos valorados de cara a la empresa en 2009 son tener más humildad y fomentar en mayor grado el compañerismo.

Lucía Bonilla, periodista.

“Para este 2009 mis propósitos laborales se centran en conservar mi empleo, porque a pesar de tener un contrato indefinido, con la crisis y los fuertes recortes que están teniendo lugar en todos los sectores, y en particular, en el periodístico, nunca se tiene nada asegurado. Además, aunque quizás sea mucho pedir, estaría bien conseguir un aumento de sueldo. Por mi parte, me gustaría mantener el buen ambiente laboral con mis compañeros de redacción y administrar mejor mi tiempo durante la jornada laboral”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento