John Gotti murió en junio de 2002 y tuvo uno de los entierros más multitudinarios que se han vivido en Nueva York. No obstante, fue uno de los últimos grandes jefes de la Mafia de la ciudad y dejó para el recuerdo una vida prácticamente de película.

El ácido era el mejor método para evitar ser descubierto

Uno de los capítulos más importantes en la historia de Gotti fue la muerte, en 1980, de su hijo Frank, de tal sólo 12 años. El niño fue atropellado por un vecino llamado John Favara, que cinco meses más tarde desapareció y nada más se supo de él. El paradero de este hombre ha sido siempre un enigma. Hasta ahora.

Y es que, según una documentación archivada esta semana en el tribunal federal de Brooklyn, siete hombres dispararon a Favara hasta morir por orden del propio Gotti y su cuerpo fue disuelto en un barril de ácido, informa AFP. Las autoridades indicaron que un testigo había identificado a Charles Carneglia, un antiguo gangster, como autor del asesinato y de la decisión de disolver a Favara en ácido.

Para no ser descubierto

Los documentos recogen que Carneglia, de 62 años y que espera varios juicios por cinco asesinatos, había contado a un confidente suyo que el ácido era "el mejor método para evitar ser descubierto" por la muerte de Favara.

Favara atropelló al niño cuando este último estaba montando en bicicleta

Estos datos ofrecen un giro inesperado al caso sobre Favara, de 51 años, que vivió cerca de la familia Gotti en Howard Beach, en el barrio de Queens.

Al parecer, Favara atropelló al niño cuando este último estaba montando en bicicleta. Su coche fue robado y más tarde apareció con la palabra "asesino" escrita en el vehículo. La Policía dijo que él no tuvo la culpa del atropello mortal. Además, fue amenazado por la familia Gotti cuando intentó pedir disculpas por lo sucedido y golpeado por la mujer de Gotti con un bate de metal de béisbol. Favara quiso trasladarse de la zona, pero no le dio tiempo.