Educación dice que es "sencillamente falso" que los alumnos puedan titular de ESO y bachillerato con suspensos

La ministra de Educación, Isabel Celaá, ha celebrado que el curso se haya abierto en la práctica totalidad de los centros educativos, y ha destacado que están "cuarentenados" solamente el 0,73% del total de grupos escolares (2.972 aulas). Celaá ha agradecido el esfuerzo de los equipos docentes de los centros y al personal de limpieza, que está realizando una labor esencial. Ha pedido seguir respetando "estrictamente" las normas para que "nuestras escuela permanezca abierta todo el curso y la educación se desarrolle en condiciones de excelencia".
La ministra de Educación, Isabel Celaá.

Es "sencillamente falso" que se pueda titular en secundaria y bachillerato con suspensos. Así es como la Ministra de Educación, Isabel Celaá, ha desmentido los rumores, asegurando que, para aprobar, se necesitará la garantía de que el alumno ha conseguido los objetivos generales de la etapa correspondiente.

Así lo ha señalado con el objetivo de defender la convalidación del real decreto-ley 31/2020, de 29 de septiembre, en la Cámara Baja. Una normativa que adopta medidas urgentes en educación no universitaria por la crisis del coronavirus, y que permite a las comunidades adaptar los criterios de evaluación, promoción y titulación en primaria, secundaria y bachillerato.

El Congreso finalmente ha respaldado la norma con una mayoría de 187 votos a favor, 154 en contra y siete abstenciones. No se ha aprobado, sin embargo, su tramitación como proyecto de ley por procedimiento de urgencia.

Concretamente, dicho decreto señala que "la decisión de titulación se adoptará garantizando la adquisición de los objetivos generales de la etapa de manera que permitan al alumno o alumna continuar su itinerario académico y, en consecuencia, no quedará supeditada a la no existencia de materias sin superar para el acceso a ambas titulaciones". Ante lo que la ministra ha subrayado que no se tiende a un menor esfuerzo, como le achacan PP y Ciudadanos, sino a un "mayor esfuerzo" de los estudiantes y también del conjunto de la comunidad educativa.

En todo caso, para la obtención del título de Bachiller "será necesaria una calificación media igual o superior a la requerida para la superación de cada materia", añade la norma.

Será, entonces, el equipo docente el que decidirá si se han conseguido los objetivos de cada etapa "de manera colegiada y no individual", lo que da "más garantía y mejor criterio", como ha explicado.

Celaá se ha referido además a que la norma permite, de manera excepcional hasta la finalización del curso afectado por la pandemia de Covid-19, que las administraciones pueden contratar como profesores a titulados que no tengan el máster para la docencia, con la finalidad de reforzar las plantillas cuando se agoten las bolsas de empleo de los docentes con ese máster.

Críticas del PP

El decreto debatido en la Cámara baja ha recibido las críticas y el voto en contra desde el PP, cuyo diputado Óscar Clavell ha dicho a Celaá que "es digna de visitar el rincón de pensar", en referencia al castigo popular para los escolares. Los populares creen que el decreto no fija criterios comunes y "se fractura el sistema educativo"; además, "es un castigo al esfuerzo".

En cuanto a los docentes, Clavell ha recordado que los decanos de Educación, los sindicatos e incluso los rectores de la CRUE han criticado que se "devalúe" la profesión con este decreto que no exige el máster de Secundaria para dar clase.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento