Sindicatos de Educación relacionan el aumento de contagios con el inicio del curso: "Los bares ya estaban abiertos en verano"

Primer día de clase este lunes en la Escola Catalonia de Sant Martí, en Barcelona.
Primer día de clase este lunes en la Escola Catalonia de Sant Martí, en Barcelona.
EFE

Los sindicatos de Educación CGT Ensenyament y ASPEPC·SPS (sindicato de profesores de secundaria) relacionan la escalada de contagios en Cataluña con el inicio del curso escolar.

"El riesgo de contagio ha aumentado muchísimo y la curva está arriba del todo. Se dice que no es culpa de los centros educativos, pero tenemos muchas dudas. Durante el verano, los bares y el ocio han estado abiertos y se ha controlado la pandemia. Ha sido abrir los centros y se ha vuelto a disparar. No somos científicos, pero parece bastante obvio", señalan desde CGT.

"En estos momentos, con la tasa de riesgo de rebrote avanzando de forma imparable, y con la franja de edad de 10-19 años encabezando desde hace dos semanas las incidencias por PCR  positivas -en un tramo en el que el impacto había sido hasta entonces irrelevante-, que la conselleria de Educación siga proclamando que los centros educativos no tienen nada que ver con la difusión de la pandemia, y siga sin adoptar medidas más drásticas, es un desprecio a la verdad y un insulto a toda la sociedad", lamentan desde ASPEPC·SPS en un comunicado y señalan que, en 15 días, "hemos pasado de una media de 204 nuevos positivos al día en los centros a 316".

Ambos sindicatos convocaron una huelga de dos días para exigir "una educación pública de calidad y segura" que comenzó el viernes 9 de octubre y ha continuado este jueves. Con motivo del parón, varias personas se han concentrado esta mañana en la plaza Sant Jaume para reclamar, entre otras cosas, la reducción de las ratios de alumnos por aula.

Precariedad en las guarderías

A la huelga también se han unido educadoras de las guarderías de Barcelona, que denuncian que, por una parte, no se les concede un permiso retributivo en caso de tener un hijo en cuarentena y, por otra, las trabajadoras sustitutas tienen una cláusula en el contrato que dice que, si hay un confinamiento, el contrato deja de tener validez.

"En junio ya preguntamos al Ayuntamiento si existía un permiso de conciliación y nos dijeron que no. Más adelante, la conselleria de Educación sacó un permiso especial para sus trabajadores. Nosotros, que dependemos del Ayuntamiento, volvimos a preguntar y no obtuvimos respuesta", cuenta Eva Jansà, educadora en una guardería.

"De otro gobierno me lo puedo esperar, pero de éste que se considera de izquierdas y feminista nos sorprende bastante que no nos facilite medidas de conciliación y que, además, ni nos responda. Yo entiendo que las escuelas tienen que estar abiertas, pero ayudamos a que las familias puedan conciliar y a las educadoras no nos dejan", lamenta.

Sobre las educadoras sustitutas, Jansà asegura que se reunieron con Maria Truñó, comisionada de Educación del Ayuntamiento de Barcelona, y que, durante la reunión, "nos dijeron que esta cláusula no se va a cambar porque el trabajo es presencial y que, si deja de se presencial, el contrato no tiene validez".

"Se ahorran unos sueldos para compensar las pérdidas, pero la decisión de dejar de cobrar las cuotas la tomó el Ayuntamiento y no se puede subsanar echando a la gente a la calle", añade.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento