Los Mossos desahucian a cuatro familias vulnerables en Barcelona, una de ellas con una menor en cuarentena

  • Decenas de manifestantes se habían concentrado ante el inmueble para intentar evitar el desalojo.
  • Se han desplegado hasta diez furgones de antidisturbios, una acción "desproporcionada" a ojos de la PAH.
  • En una de las familias hay una menor en confinamiento por ser contacto estrecho de un positivo en Covid-19.
Miembros de la PAH concentrados ante la vivienda de la calle Aragó de Barcelona donde residían las familias desahuciadas.
Miembros de la PAH concentrados ante la vivienda de la calle Aragó de Barcelona donde residían las familias desahuciadas.
PAH

Este jueves por la mañana los Mossos d'Esquadra han procedido a desahuciar a cuatro familias que vivían en un inmueble ubicado en el número 477 calle Aragó de Barcelona. En una de las familias hay una menor de edad que debe cumplir con la cuarentena preventiva tras detectarse un positivo de Covid-19 en su clase.

El desalojo se ha efectuado a pesar de la concentración de decenas de personas, convocadas por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), que han estado desde primera hora de la mañana cortando el tráfico en la misma calle intentando impedir el desalojo.

Las viviendas se encuentran en un bloque de pisos propiedad del fondo de inversión Norvet, según informa la PAH, que acusa a la sociedad de ser un "fondo buitre" que especula con la vivienda.

Según la misma fuente, las cuatro familias desalojadas estaban okupando los pisos debido a su situación de vulnerabilidad. En el mismo bloquen también residen dos parejas de ancianos con renta antigua.

Despliegue "desproporcionado"

Para proceder al desahucio, se han desplegado hasta diez furgones de antidisturbios de los Mossos d'Esquadra, que han llegado al inmueble sobre las ocho de la mañana.

El portavoz de la PAH Josep Babot ha manifestado, en declaraciones a 20 Minutos, que este despliegue ha sido "desproporcionado", tratándose de familias y algunas de ellas con menores. "El día de la Hispanidad hubo una manifestación de neonazis en Barcelona que gritaban proclamas hitlerianas sin ninguna actuación policial, y al mismo tiempo se destinan diez furgones para expulsar a familias en plena pandemia", protesta.

Por ello, desde la plataforma reclaman la dimisión el conseller de interior, Miquel Samper, por la gestión de las actuaciones policiales: "Es una cuestión de prioridades: El presupuesto se está dirigiendo hacia el cuerpo de antidisturbios y para fomentar el desalojo de familias en favor de un gran tenedor, que tiene el bloque entero en su propiedad, donde muchos de los pisos siguen vacíos desde hace años. Hay pisos vacíos desde el 2017 -año en que Norvet adquirió la propiedad- con puertas antiokupas y sin obras en marcha, mientras hay familias que no tienen ningún techo", denuncia Babot.

La concejala de vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Lucía Martín, también ha criticado el "despliegue desproporcionado" y ha lamentado que el propietario, Norvet, acumule "pisos vacíos durante más de dos años en la misma finca", a pesar de tener "la obligación de ofrecer alquileres sociales".

Familias "sin alternativa"

Las viviendas que okupaban las cuatro familias fueron "recuperadas" por la PAH en el año 2017, cuando Norvet compró el bloque entero para "reformarlo y convertirlo en viviendas de lujo", según informa a este diario Daniel López, miembro de la PAH: "Recuperamos estas viviendas para dar salida a familias que no tenían otra alternativa y que no podían acceder a la Mesa de Emergencia. Vinieron con la ayuda de la PAH y desde entonces reclamamos alquileres sociales para ellas", explica.

Además, la plataforma denuncia que en una de las familias desalojadas hay una menor de 16 años que tiene que realizar un confinamiento preventivo porque un compañero de su clase ha dado positivo en Covid-19. Desde entonces, la menor estaba siguiendo las clases del instituto desde casa por vía telemática.

Ahora que no han podido impedir el desalojo, los miembros de la PAH han informado de que van a exigir una solución a Servicios Sociales, porque las familias "no se pueden quedar en la calle", afirman.

Por otro lado, este jueves sí se ha podido paralizar otro desahucio: el de la Casa Buenos Aires de Barcelona, que también se encuentra okupada. La acción se ha podido evitar gracias a la presión vecinal y a una concentración de más de doscientas personas en el exterior del inmueble. Marc Serra, concejal del Ayuntamiento, también ha pedido al Departamento de Interior que paralice este desalojo al ser "un proyecto comunitario de gran valor social para Vallvidrera y la ciudad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento