Barack Obama
El presidente electo de Estados Unidos, Barack Obama, antes de su discurso sobre economía (EFE).

La recesión que vive Estados Unidos "podría durar años" si no se adoptan medidas como el plan de recuperación que propone, valorado en unos 775.000 millones de dólares (566.000 millones de euros), afirmó este jueves el presidente electo del país, Barack Obama.

En un discurso en la Universidad George Mason en Fairfax (Virginia), Obama afirmó que si no se adoptan "medidas drásticas", el índice de desempleo podría superar el 10% y la economía podría registrar una pérdida de ingresos en torno al billón de dólares.

Sólo el Gobierno puede aportar el impulso necesario a corto plazo para sacarnos de una recesión así de profunda y grave

El plan de recuperación económica de Obama "debe comenzar hoy mismo", sostuvo el presidente electo, que asumirá el poder el próximo 20 de enero.

"No se trata de un programa de obras públicas"; "es un plan que reconoce la paradoja y la promesa de este momento, que hay millones de estadounidenses que quieren encontrar trabajo al tiempo que hay mucho trabajo por hacer", declaró el futuro mandatario, que prometió inversiones en áreas como la energía o la educación.

Entre otras cosas, prometió "doblar la producción de energía alternativa en los próximos tres años", modernizar más del 75% de los edificios federales y mejorar la eficiencia energética de dos millones de hogares de EE UU.

También se comprometió a invertir para que en un plazo de cinco años todos los historiales médicos de los estadounidenses estén informatizados, así como a equipar decenas de millares de centros educativos. "Haremos más para equipar a EE UU para la economía global", indicó, para anunciar la reforma de la red eléctrica o inversiones en ciencia y tecnología.

El plan también dedicará una parte a reducir impuestos a las familias trabajadoras o de clase media, que podrían recibir reembolsos de hasta mil dólares en el próximo ejercicio fiscal.

Un mal menor

Según indicó el presidente electo, "no cabe duda de que el coste de este plan será considerable" y "desde luego aumentará el déficit presupuestario a corto plazo", pero las consecuencias de no hacer nada serían aún peores, dijo. "Sólo el Gobierno puede aportar el impulso necesario a corto plazo para sacarnos de una recesión así de profunda y de grave", sostuvo.

"Sólo el Gobierno puede romper los círculos viciosos que están devastando nuestra economía, donde una falta de gasto lleva a la pérdida de empleos, que a su vez lleva a una reducción aún mayor del gasto; donde la incapacidad de prestar y recibir crédito detiene el crecimiento y conduce a una reducción aún mayor del crédito", destacó.