Madrid pide levantar el estado de alarma pero Illa endurece los criterios

  • Díaz Ayuso y Almeida aseguran que los contagios han bajado un 50% y la incidencia es inferior a 500 casos.
  • El ministro de Sanidad responde que hay positivos sin declarar y dice que los datos han de mejorar mucho más.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (c); el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida (i); y el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero (d), a 13 de octubre de 2020.
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.
Eduardo Parra/ EP

Madrid y ocho localidades de su entorno metropolitano seguirán bajo estado de alarma. El Gobierno de Pedro Sánchez se negó este martes a levantar las restricciones, tal y como le exigieron la presidenta autonómica, Isabel Díaz Ayuso, y el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida, y se inclinó por apurar, e incluso prorrogar, el plazo inicial de 15 días. Todo ello después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, endureciera la incidencia considerada asumible en medio de un renovado clima de tensión, porque Madrid ve motivación política en las restricciones.

Díaz Ayuso y Martínez-Almeida escenificaron su unidad contra la decisión de Sánchez en una comparecencia conjunta que se solapó con otra organizada por Moncloa con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Los dirigentes madrileños esgrimieron un 50% de descenso en los contagios y una mejora de la incidencia acumulada para que Sánchez hiciera caer de inmediato la medida excepcional impuesta en la región. "Los datos son los mismos que la semana del 24 al 30 de agosto (...) y entonces no se hablaba de decretar el estado de alarma", señaló el alcalde, que incluso pidió ampliar el horario de la hostelería una hora más (hasta las 24:00 horas).

Tanto Díaz Ayuso como Martínez-Almeida hicieron referencia al umbral de 500 contagios por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días en el que se basó el Gobierno para el confinamiento. Sin embargo, horas antes Illa había asegurado que ese parámetro ya no era válido: Madrid debería situarse "por debajo de 200 casos", o incluso menos, para levantar la alarma. En el Grupo Covid-19, que se reunió ayer por quinta vez, el Gobierno central reiteró que el objetivo era bajar la incidencia a unos 100 casos.

"No hay que quedarse con que se ha bajado de 500 y ya está. Hay que ir más allá", aseguró el ministro, que desechó hablar de "cambio de reglas" y aludió a "argumentos y planteamientos de salud pública" dictados desde Europa.

En Madrid, sin embargo, la lectura de las palabras del ministro fue muy diferente. Se tildaron de "cambio de criterio perjudicial y arbitrario" y se volvió a aludir a la supuesta motivación política de Sánchez a la hora de declarar y mantener el estado de alarma. "La manera de actuar del Gobierno de España, con el aval de sus socios contra Madrid, es una sucesión de ataques contra los derechos y libertades individuales", espetó la presidenta madrileña.

"La manera de actuar del Gobierno de España, con el aval de sus socios contra Madrid, es una sucesión de ataques contra los derechos y las libertades"

Díaz Ayuso insistió en que seguirá pidiendo al Gobierno que acabe con la excepcionalidad y permita a Madrid seguir dictando restricciones por zonas básicas de salud, un plan que reduce "contagios, hospitalizaciones y atención hospitalaria" y que avala la OMS, según dijo. Esto parece algo poco probable porque Illa admitió ayer que el horizonte mínimo temporal que se plantea Sanidad es de "15 días". Además, preguntado sobre la posibilidad de ir al Congreso para conseguir una prórroga, ni afirmó ni desmintió, dejando abiertos todos los escenarios.

Los que pasan por el Congreso se antojan, desde luego, francamente complicados para el Gobierno, que tendría que emplearse a fondo para conseguir los apoyos para 15 días más. La pasada primavera, los últimos avales ya fueron una tarea ardua y si se consiguieron fue gracias al apoyo de Cs, socio de gobierno del PP.

Poner en esta tesitura a los naranjas podría suponer un grave problema en la Puerta del Sol. Máxime cuando la diferencia de criterios con los populares es pública y notoria. Sin ir más lejos, el portavoz de Cs en la Asamblea madrileña, César Zafra, se mostró contrario a levantar la alarma si no es para sustituirla por las restricciones que recogía la orden del Ministerio de Sanidad que acabó tumbando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Esta decisión judicial, que precipitó la declaración del viernes, será recurrida por el Gobierno central, según se informó este martes. Por su parte, Díaz Ayuso afirmó que la Abogacía de la Comunidad estudia la posibilidad de recurrir el estado de alarma si no se levanta. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento