Caja Mágica de Madrid
Exterior de la Caja Mágica de Madrid EFE

La Caja Mágica de Madrid, el centro de alto rendimiento de tenis que el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, exhibe como uno de los iconos de la ciudad de cara a conseguir los Juegos Olímpicos de 2016, estará lista el próximo 8 de mayo para la inauguración del Masters Series Madrid, coincidiendo con el último día de visita de los representantes del Comité Olímpico Internacional (COI) a España.

Así, aunque partes del complejo podrían no estar finiquitados para esas fechas, el grueso del proyecto sí deberá estar finalizado para albergar su primer torneo, en el que participarán estrellas de talla internacional como Nadal, Ivanovic, Sharapova, Federer, Djokovic, las hermanas Williams o Murray.

"Un valor añadido de la Caja Mágica para la ciudad es su ubicación: el barrio de San Fermín, en Usera, a orillas de un recuperado río Manzanares cuyo entorno, antes un ámbito degradado, se está transformando en una zona verde que recupera el ecosistema de este espacio natural, consiguiendo así que una infraestructura deportiva contribuya a regenerar barrios, acercar distritos y mejorar la calidad de vida de los vecinos", apuntó el regidor.

Las pistas pueden utilizarse al aire libre o cubiertas gracias a un techo deslizante.

El complejo de la Caja Mágica, cuya cubierta ya está terminada al 95% y el interior al 70%, se caracteriza por "conjugar el diseño de vanguardia con la versatilidad y sostenibilidad, así como por la funcionalidad de sus espacios", indicó el alcalde. El ahorro energético se garantizará gracias a su cubierta de malla de acero inoxidable tensada con tapas de aluminio natural.

Realizada completamente en acero, madera y vidrio, las instalaciones constan de dos espacios cubiertos de más de 103.300 metros cuadrados. La Caja Mágica alberga tres pistas de tierra batida, las áreas de jugadores, árbitros y prensa; y los servicios de restauración. Todas las pistas pueden utilizarse como al aire libre o cubiertas total o parcialmente, gracias a unos mecanismos que permiten deslizar el techo para abrirlo o levantarlo como si de la tapa de una verdadera caja se tratara.

El aforo de estas tres pistas puede variar entre las 12.000, 3.750 o 2.600 plazas, permitiéndose que se jueguen hasta tres partidos simultáneamente en caso de lluvia. "Esta posibilidad no la tienen ningún torneo en pista del mundo. Sólo el Open de Australia tiene una pista que se puede cubrir, y el resto son proyectos que afectan a una sola cancha: Wimbledon lo está construyendo, mientras París y Nueva York sopesan opciones para sus pistas centrales", apuntó Gallardón.

El segundo edificio, el Tenis Indoor, contará con once pistas cubiertas --cinco con gradas y seis para entrenamientos--, así como otros equipamientos y servicios vinculados. En el exterior, bajo el nombre de Tenis Garden, se construirán 16 pistas --doce de tierra batida, dos rápidas y dos de hierba--, además de un extenso aparcamiento. Un lago, parques y una pasarela para sortearlo y acceder al interior del recinto completan el proyecto, que en el momento de la adjudicación tenía un presupuesto de 139,75 millones y una fecha estimada de finalización de enero de 2009.

"