La cuesta de enero será este año un poco más abrupta de lo habitual para los madrileños. El último IPC de 2008 (utilizado como referente en la mayoría de las empresas para actualizar los salarios) ha situado la inflación en el 1,5%, la más baja de la última década.

Sin embargo, muchas administraciones y sectores comenzaron a trabajar en sus respectivas subidas de impuestos y precios cuando este indicador era mucho más alto (en julio, por ejemplo, estaba en el 5,3%).

Cuatro veces más que los salarios

El resultado es que algunos servicios han subido este año cuatro veces más de lo que lo harán los salarios. El transporte público, por ejemplo, se ha encarecido un 4,93% (a pesar de que en agosto ya se aplicó otra subida de entre el 3% y el 6%, dependiendo del título de transporte); los taxis, un 6%, y el IBI de la capital, un 12% (entre la revisión catastral y la actualización del impuesto).

A los que tengan Gas Natural les queda el consuelo que su factura será ahora 1,5 euros más barata

Los incrementos son generalizados. La electricidad se ha encarecido un 3,8%; el agua, un 2,4% (unos 80 euros más por factura que hasta ahora); el teléfono, un 4,12% (14,6 euros más); los parquímetros, un 4,9%, y el impuesto de vehículos, un 4,5% (ahora saldrá por 137 euros de media). Además, los madrileños de la capital estrenarán este año la tasa de basuras, la ecotasa, que supondrá un desembolso de 59 euros.

En este suma y sigue de gastos, a los madrileños que tengan Gas Natural les queda el consuelo de que su factura será ahora 1,5 euros más barata que en 2008 (-3,62%).