Denunciado un vecino de Soria por matar a dos perros de caza y arrojarlos al río Duero

Agentes de la Guardia Civil han denunciado a un vecino de Soria como presunto autor de un delito de maltrato animal, tras matar a dos perros de caza que fueron localizados flotando en las aguas del río Duero, según han informado desde la Subdelegación del Gobierno.
Veterinarios con los dos perros encontrados en el Duero.
Veterinarios con los dos perros encontrados en el Duero.
SUBDELEGACIÓN GOBIERNO SORIA.

La investigación de estos hechos se inició el pasado 1 de septiembre, cuando un ciudadano puso en conocimiento del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia el hallazgo de los cadáveres de dos perros flotando en el río a su paso por el paraje Valhondo, dentro del término municipal de Soria.

Agentes del Seprona se desplazaron hasta este paraje para sacar los cadáveres de las aguas del río. Los guardias, junto con veterinarios del Colegio facultativo de Soria, realizaron una inspección postmortem de los cadáveres de los perros, en la que se pudo observar que ambos presentaban heridas por arma de fuego, concretamente de escopeta de caza.

La Guardia Civil inició las gestiones para la localización del propietario de los animales con el fin de poder esclarecer los hechos e identificar al autor o autores. Comprobó que uno de los perros tenía insertado el microchip de identificación, por lo que pudo localizarse al propietario.

El titular del animal manifestó que, en el mes de junio, había cedido ese perro a otra persona, la cual no habría realizado el cambio de titularidad. Los agentes localizaron a la persona a la que se le había cedido el perro identificado y, ante la existencia de diferentes indicios, procedieron a tomar manifestación al nuevo propietario en calidad de investigado como supuesto autor de los hechos.

La Guardia Civil ha instruido las correspondientes diligencias judiciales que han sido remitidas al Decanato del partido judicial de Soria y copia a la Fiscalía de la Audiencia Provincial de Soria.

Asimismo, por parte de la patrulla del Seprona que ha actuado, se ha procedido a denunciar a la persona investigada ante el Servicio Territorial de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León por varias infracciones a las normativas sobre protección de animales de compañía y de sanidad animal.

Las personas que realicen este tipo de delitos pueden enfrentarse a penas de tres meses y un día a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales y para la tenencia de animales.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento