Cómo purgar los radiadores de la calefacción: ¿lo tengo que hacer todos los años?

Una mujer regulando la temperatura de un radiador.
Una mujer regulando la temperatura de un radiador.
GTRES
Una mujer regulando la temperatura de un radiador.
GTRES

A la hora de poner en marcha el sistema de calefacción, los radiadores deben contar con un adecuado mantenimiento para que sean realmente eficientes y evitar así que se produzcan averías. Con la llegada del frío es necesario realizar una revisión del sistema de calefacción para mejorar su rendimiento. 

Una de las principales recomendaciones es llevar a cabo una purga de los radiadores, ya que durante el tiempo que no se han utilizado se han podido acumular bolsas de aire en el interior del sistema. Según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), "los radiadores deberían purgarse siempre antes del inicio de la época de calefacción", esto es, al comienzo de la temporada otoñal.

Cómo realizar este proceso, paso a paso

¿Cómo se realiza este proceso? ¿Cuándo sabemos si es necesario? En muchas ocasiones, la cantidad de aire que se queda en el interior de los radiadores es muy elevada y acaban produciendo ruido. Es en ese momento cuando debemos purgarlos, ya que si calienta bien no será necesario.

Para proceder al purgado, lo primero que debes tener en cuenta es que siempre debe hacerse con la calefacción apagada. "El radiador debe estar frío, ya que el circuito tiene que estar apagado para que la bomba de la caldera no mueva el circuito del agua y el aire acumulado en el sistema", explican desde la OCU. 

Una vez que hayas comprobado que esté apagado, tendrás que cerrar la llave de paso de agua al radiador y "girar la válvula de purgado que se encuentra en la parte superior del radiador". Hay que mantenerla abierta hasta que comience a salir el agua "de forma constante y sin gorgoteos". Este proceso debe repetirse en todos los radiadores de la vivienda, sin olvidar la revisión de la presión del agua de la caldera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento