Tu gato te habla con la cola: ¿cuál es el significado de sus movimientos?

Un gato observando con atención.
Un gato observando con atención.
PIXABAY

Junto con los ojos y los bigotes, la cola es uno de los rasgos más característicos de los felinos y cumple, además, una importante misión. Gracias a ella son capaces de relacionarse y comunicarse tanto con su entorno como con los seres humanos. Aprender a dominar e interpretar el lenguaje corporal de un gato solo es cuestión de tiempo y de descifrar el estado de ánimo que se esconde tras sus distintos movimientos y posiciones. Estos son algunos de los más frecuentes.

Cola vertical o levantada: Si la cola del gato está en esta posición el significado es muy positivo. Un minino con la cola erguida está feliz, se siente confiado, tiene una actitud amigable y deseos de mostrar su afecto a quien le rodea. Si además la punta de la cola está ligeramente doblada, esto representa el estado máximo de alegría.

Cola baja: Por el contrario una cola rígida en posición baja quiere decir que se avecina tormenta. El gato anuncia así un gran enfado y, ojo, podría ser el preámbulo de una actitud agresiva.

Cola erizada: Cuando un gato eriza su cola el volumen de esta crece y de esta manera intenta parecer más grande para enfrentarse a un enemigo o un peligro. Con esta postura el gato anuncia su agitación, su enfado y se enfrenta a quienes le amenazan o intentan atemorizarle. Es, básicamente, una postura de defensa.

Cola barriendo el suelo: En este caso el significado puede ser variable. Si la cola se mueve y, a la vez, roza el suelo podría indicar que el gato tiene interés en algo o quiere jugar. También puede ser una señal de enfado cuando el movimiento va acompañado de golpes secos en el suelo.

Cola con movimiento de látigo (de un lado a otro): Atención, gato enfadado. En este caso se trata de una señal de advertencia. El animal avisa que alguien no le gusta o que no tolera algo que está pasando a su alrededor.

Movimiento rápido de la punta de la cola: El gato siempre reaccionará con este movimiento a un estímulo agradable y que le produce gran emoción: nuestra llegada a casa, alguna cosa que le resulta atractiva... 

Cola escondida: Si el minino esconde la cola o la enrolla bajo el cuerpo significa que tiene miedo y que algo o alguien se lo está provocando. También podría querer transmitir decepción por no haber conseguido algo. Por regla general cuanto más baja esté la cola, más bajo de ánimo está el felino.

Cola que balancea: Una cola que oscila de un lado a otro con movimientos lentos, suaves y pausados generalmente indica que el gato está tranquilo y concentrado en alguna cosa. Muy habitual como previo cuando el minino va a sacar a relucir su lado mas cazador.

Cola con movimientos vigorosos: Si por el contrario la cola del gato se mueve con fuerza hacia delante y detrás tradúcelo como una mezcla de miedo, agresividad y enfado. Mucha precaución porque el siguiente movimiento podría ser morder o arañar. Cuanto más rápido mueva la cola más descontento estará.

La cola de los gatos puede utilizarse también un juguete. Es habitual que cuando una gata tiene gatitos la utilice para entretener a sus pequeños, tenerlos controlados y mantenerlos activos estimulando su motricidad, su curiosidad e instintos de caza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento