Prisión permanente revisable para el asesino de la niña Naiara, 8 años, a la que torturó por no hacer los deberes

Iván Pardo (izq.), con su madre, durante el juicio en el que el jurado le declaró culpable de la muerte de su sobrina política, Naiara, en Sabiñánigo (Huesca).
Iván Pardo (izq.), con su madre, durante el juicio en el que el jurado le declaró culpable de la muerte de su sobrina política, Naiara, en Sabiñánigo (Huesca).
JAVIER BLASCO / EFE
Iván Pardo, con su madre, durante el juicio en el que el jurado le declaró culpable de la muerte de su sobrina política, Naiara, en Sabiñánigo (Huesca).
EFE

Naiara (8 años) murió el 7 de julio de 2017 en el hospital Miguel Servet de Zaragoza "debido a un traumatismo craneoencefálico severo, consecuencia de contusiones repetidas de la cabeza contra una superficie dura y plana, habiéndose producido el fallecimiento por muerte encefálica".

Así consta en la sentencia hecha pública este miércoles por la Audiencia Provincial de Huesca y en la que se condena al autor de estos hechos (su tío político) a la pena máxima que recoge el Código Penal español por el asesinato de un menor: la prisión permanente revisable.

Lo ocurrido en la tarde del 6 de julio de 2017 en la localidad oscense de Sabiñánigo quedaría en un relato más de la crónica de sucesos de no ser por la extrema crueldad que rodea los hechos. El propio juez -en el texto de la sentencia- argumenta que la ley "no da otra opción" más que imponer la prisión permanente revisable y que su fallo no contempla una graduación de la pena dada la edad de la niña, condición que considera "hipercualificante", y lo "feroz y despiadado" de lo ocurrido.

Las agresiones y humillaciones que sufrió Naiara

A lo que se refiere el magistrado es al sufrimiento que la pequeña Naiara soportó a manos de su tío político -el hermano de la pareja de su madre- que llegó a propinarle hasta 56 golpes con la intención evidente (según recoge el fallo judicial) de causarle la muerte.De hecho, no era la primera vez que Iván Pardo, el condenado, sometía a castigos brutales a la niña.

Algo que conocían tanto su hermano y padrastro de la pequeña (Carlos José Pardo) como su madre y abuela política (Nieves Pena), condenados ambos a dos años de prisión cada uno como autores de un delito de malos tratos continuados en el ámbito familiar. Han logrado evitar la condena por asesinato, delito que la acusación particular pedía también para ellos.

El episodio más brutal y que acabaría con la vida de Naiara se precipitó esa tarde del mes de julio de 2017 a causa de sus deberes. En realidad, la pequeña vivía con su madre, su padrastro y hermanas en Sabiñánigo, pero ese verano fue enviada 15 días a casa de Iván y Nieves para corregir su conducta. Naiara sufrió allí todo tipo de agresiones y humillaciones. "Le obligaron a permanecer de rodillas sobre ortigas, grava, granos de arroz o sal gruesa", se lee en la sentencia. 

"Le golpearon en brazos, piernas, espalda y cabeza y le privaron del sueño para hacer los deberes y estudiar", continúa relatando el juez. Incluso, "la humillaron colocándole una diadema con orejas de burro y le pusieron pañales, a la vez que lo grababan y lo transmitían a otros miembros de la familia", afirma el fallo.

"Tenía la intención de matar a la niña"

Además, el 6 de julio de 2017, "una vez se hubo marchado Nieves Pena de su domicilio a trabajar, cuando Iván regresó de su trabajo se puso a supervisar los estudios de Naiara y, al no encontrarlos satisfactorios para él, la golpeó repetidamente en la cabeza con los nudillos de su mano y la forzó a permanecer de rodillas sobre piedras de grava", se indica en la sentencia.

Iván, tras someter a la niña a varias torturas, también golpeó a Naiara "con los puños en cara boca y nariz, y patadas con botas con puntera de acero; la levantó y, con fuerza, la tiró y golpeó en varias ocasiones contra el suelo y contra una mesa, por lo que quedó inconsciente".

La resolución judicial incide en que el acusado era consciente de sus actos y tenía la intención de matar a la niña. Es más, no avisó a emergencias hasta tiempo después, cuando la menor entró en parada cardiorrespiratoria. Trasladada en helicóptero a Zaragoza por su gravedad, Naiara murió 24 horas después debido a los golpes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento