Bomba segunda guerra mundial
La detonación controlada de una bomba de 250 kilos ha provocado este cráter en Osnabrueck, Alemania. (EFE) EFE/Friso Gentsch

Los trabajos de desactivación de cuatro bombas de la Segunda Guerra Mundial comenzaron este domingo en la ciudad de Osnabrück (oeste de Alemania) rodeados de un amplio dispositivo policial, compuesto por más de mil agentes.

El desmantelamiento de los artefactos ha obligado a desalojar dos barrios de la ciudad, en los que viven unas 15.000 personas, además de dos clínicas hospitalarias y una residencia de ancianos, que ya fueron evacuadas el sábado.

Fuentes policiales informaron de que los trabajos se están desarrollando sin complicaciones pese a que la nevada que sufre la ciudad.

Cuatro proyectiles

Aunque en un principio se partía de la base de que el subsuelo ocultaba hasta cinco proyectiles, los últimos estudios han revelado que se trata de cuatro según explicó el director del departamento de desactivación de explosivos del estado federado de Baja Sajonia, Thomas Bleicher.

Los equipos de trabajo empezarán por una de las bombas, enterrada junto a unas vías férreas, de forma que, una vez desactivada, pueda reabrirse el tráfico ferroviario lo antes posible.