Más accesibles y con tecnología 'Smart City': la EMT de València renovará sus 900 paradas repartidas por la ciudad

  • Las nuevas marquesinas generarán más ingresos publicitarios e incluyen mejoras en accesibilidad y tecnología.
  • ​El consejo de administración aprueba el contrato por 10 millones de euros y una vigencia de cinco años.
  • Llegir en valencià.
Marquesina con información sobre la nueva línea C1 de la EMT.
Marquesina con información sobre la línea C1 de la EMT.

Las paradas de los autobuses urbanos de València experimentarán el año que viene un cambio radical con la sustitución de las 900 marquesinas y postes por un nuevo modelo con mejores prestaciones, tanto tecnológicas como de confort para los usuarios. La Empresa Municipal de Transportes (EMT) ha adjudicado este lunes en su consejo de administración por 10 millones de euros y una vigencia de cinco años el nuevo contrato para renovar estas instalaciones, uno de los más importantes de la compañía pública.

De este modo, después de 33 años con el anterior contrato vigente, la adjudicación, que se ha concretado por un millón de euros menos del precio de salida, supondrá que por primera vez las marquesinas serán propiedad de la EMT, lo que permitirá a la empresa municipal explotar los ingresos publicitarios que estas generen. 

El año pasado, de unos ingresos de 3 millones de euros, la EMT recibió un canon de 450.000 euros. Con el nuevo sistema, prevé ingresar 6,6 millones en cinco años, una cifra que ya ha sido revisada a la baja en el proceso de licitación dado el previsible descenso de ingresos publicitarios en el actual contexto de pandemia.

Nuevo diseño de las marquesinas de la EMT.
Nuevo diseño de las marquesinas de la EMT.
Henar de Pedro

El diseño era, hasta ahora, una de las principales incógnitas del proceso. Según los prototipos a los que ha tenido acceso 20minutos, la sociedad Proyectos e Instalación de Material Urbano (Primur), adjudicataria del contrato, ha propuesto hasta 12 modelos distintos de marquesina en función de sus medidas, que van desde los 4 a los 15 metros de longitud. La más común será la de 5 metros y, en función del tamaño, se le pueden añadir módulos, hasta llegar a las de mayor longitud, pensadas para los intercambiadores.

Todas las marquesinas nuevas contarán con mejoras en cuanto a su accesibilidad universal. De este modo, colectivos como el de invidentes podrán acceder a la información disponible (parada y líneas que pasan por la misma) a través del lenguaje braille y también se expondrán pictogramas para personas con autismo. Además, se utilizará por primera vez el sistema Navilens, una tecnología similar a los códigos QR que permitirán ofrecer información locutada a través de su lectura con teléfonos móviles.

Los paneles informativos electrónicos se instalarán, en principio y como recogen los pliegos del concurso público, en 275 marquesinas, pero las 900 que se pondrán por toda la ciudad estarán preparadas para poder alojarlos en un futuro, según la propuesta de la empresa adjudicataria.

Por otro lado, una veintena de marquesinas que seleccionará la EMT tendrán punto wifi para que los usuarios puedan conectarse gratuitamente a internet y dos puertos USB para la recarga de dispositivos móviles.

Como novedad, otras 20 paradas serán energéticamente autónomas, ya que tendrán placas solares que alimentarán su alumbrado y sistemas electrónicos. Estas marquesinas tendrán instalado un detector de presencia para la iluminación, mediante detector de movimiento por cambio de temperatura, lo que permitirá activar el alumbrado solo cuando haya personas en la parada. La empresa baraja instalar esta tipología de marquesina en zonas con problemas de conexión al cableado eléctrico.

Además, habrá tres paradas inteligentes, que serán las que desplegarán los sistemas tecnológicos más avanzados para el transporte público dentro del concepto de Smart City y que, probablemente, se localizarán en los grandes intercambiadores por ser los que más flujo de viajeros registran. Tendrán, además de punto de acceso a la red wifi gratuito, un cargador de móviles inalámbrico que emplea un sistema de carga por inducción y que solo requiere acercar el smartphone al poste de la marquesina.

Estas tres instalaciones tendrán también un sistema de detección de temperatura para, en el actual contexto de pandemia de Covid-19, luchar contra esta y otras posibles enfermedades y hacer más seguro desde el punto de vista sanitario el uso del transporte público.

Estos intercambiadores también incluirán un refuerzo del sistema de información de la marquesina con una pantalla digital de 13 pulgadas, donde se podrá mostrar información seleccionada por la EMT. Además, en las marquesinas inteligentes propuestas se instalará un botón de emergencia SOS con intercomunicador antivandálico que una vez accionado permite la comunicación oral en tiempo real entre la marquesina y un puesto de emergencias seleccionado y gestionado por la compañía municipal de autobuses.

Instalación paulatina el próximo año

En cuanto a los plazos, una vez se formalice la adjudicación del contrato, la empresa tendrá seis meses para fabricar las 900 marquesinas y postes, y otros seis meses para ir instalándolos, de forma paulatina, por toda la ciudad. 

Al tratarse de una operación a gran escala, ya que se sustituirán todas las actuales, se prevé que el proceso sea progresivo, para no dejar sin servicio ninguna parada de la EMT. La empresa pública calcula que se empezarán a instalar durante la primera mitad del próximo año 2021.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento