Escrivá prepara una reforma sobre la cotización de autónomos que evitará que el 65% declare indebidamente ingresos mínimos

  • Estudia para ello un análisis del exministro socialista de Trabajo Valeriano Gómez.
  • Ya está en contacto con las asociaciones para pasar del sistema de módulos al de ingresos reales.
  • ​Según una estimación, con el nuevo sistema se recaudarían 2.000 millones menos al año.
Autónomos
Autónomos
AYUNTAMIENTO DE TORRENT

El ministro de Inclusión y Seguridad Social, José Luis Escrivá, prepara una  reforma del sistema de cotización de los trabajadores autónomos para pasar del actual sistema de módulos a uno que se base en los ingresos reales. En este sentido, el ministro tiene sobre la mesa una propuesta que le gusta especialmente y que supondría una redistribución de la cotización efectiva según la cual solo al 20% de los autónomos le correspondería hacerlo por la base mínima de acuerdo a sus ingresos, cuando hoy lo hace el 85%. De este modo, el 65% restante debería cotizar en niveles superiores.

Esta propuesta la hace nada menos que el exministro de Trabajo de José Luis Rodríguez Zapatero, Valeriano Gómez. Él firma el extenso documento que UATAE, una de las tres asociaciones interlocutoras del Ministerio, ha presentado a Escrivá en los contactos que ya ha empezado a realizar con el colectivo de autónomos. Todavía no hay un borrador por parte de Seguridad Social, pero Escrivá trabaja sobre la propuesta que formula Gómez.

Esta idea se reduciría la recaudación por las cotizaciones de autónomos desde 11.282 millones anuales en 2017 a unos 9.229 millones, con un descenso estimado de recaudación en casi todos los tramos de ingresos, menos entre quienes ingresan entre 12.000 y 24.000 euros.

Según este documento, uno de los grandes cambios se produciría entre los autónomos que a día de hoy optan por cotizar en función del menor tramo de ingresos, hasta 12.000 euros. Lo hace el 85% de los autónomos, pero atendiendo a ingresos reales solo el 20% debería hacerlo. “Se supone que en este tramo estarían aquellos afiliados que realmente perciben ingresos cercanos a la actual base mínima de cotización, sólo representaría alrededor del 20% de la distribución”, dice el análisis de Gómez que “recuerda” que “en torno al 85% de los cotizantes actuales del RETA eligen bases mínimas de cotización”.

Así, la base de cotización mensual de quienes ganen menos de 12.000 euros al año sería 893 euros y la cotización efectiva sería de 50% de la base mínima. Para ingresos entre 12.000 y 18.000 euros, la base de cotización mensual sería también 893 euros pero se cotizaría por el 75% de la base mínima. También lo sería para quienes ingresen entre 18.000 y 24.000 euros, pero ellos cotizarían por el 100%.

Entre 24.000 y 30.000 euros anuales la base de cotización mensual sería de 2.053 euros y cotizarían por el 230% de la base mínima; entre 30.000 y 36.000, la base de cotización se fija en 2.679 y se cotiza un 350% sobre la base mínima, y entre 36.000 y 48.000 euros, la base de cotización sería de 3.125 euros y un 350% sobre la base mínima. Finalmente, para los autónomos que ganen más de 48.000 euros la base de cotización sería de 3.751 y se les aplicaría la base máxima de cotización.

Ajustes de recaudación

La diferencia entre la recaudación con el régimen actual y la que se registraría con esta propuesta se ve sobre todo comparando la del tramo para quienes cobran o dicen cobrar menos de 12.000 euros. Hoy se recaudan 2.547 millones de euros y con el nuevo sistema se recaudarían 1.741 millones.

Este ajuste provocaría otros en los siguientes tramos de ingresos. El Estado recauda hoy 1.219 millones entre los autónomos que dicen declarar entre 12.000 y 18.000 euros y con el nuevo sistema ingresaría 1.476. Lo mismo ocurre con el tramo entre 18.000 y 24.000 euros: los ingresos hoy son de 950 euros y en el futuro serían 1.036, según la estimación.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento