Claves del intento de asesinato de Mainat por parte de su mujer: una millonaria herencia y varias dosis de insulina

Imagen de archivo de Josep María Mainat.
Imagen de archivo de Josep María Mainat.
GTRES

Josep Maria Mainat (Canet de Mar, 1946), de 74 años, exmiembro de La Trinca y exmarido de la actriz Rosa Maria Sardà, está inmerso en una investigación a cargo el juzgado de instrucción número 32 de Barcelona para esclarecer si su actual esposa, Angela Dobrowolski, de 37 años, intentó envenenarlo para enviudar y poder ser beneficiaria de la multimillonaria herencia de uno de los fundadores de la productora Gestmusic, la responsable de fenómenos televisivos como Operación Triunfo.

Todo se remonta a la noche del 22 al 23 de junio. Mainat y Dobrowolski llevaban medio año separados, ya no vivían juntos y él se encontraba tramitando el divorcio, pero era habitual que el productor invitase a su mujer a dormir a su domicilio con los hijos de ambos, de 4 y 8 años de edad, pero en una habitación aparte. 

Según han indicado los Mossos, se han hallado indicios de que su mujer le pudo administrar insulina mientras dormía esa madrugada, una inyección casi letal debido a que es diabético, y por ello le provocó que entrara en un estado de coma. Según creen las autoridades, Dobrowolski, nacida en Alemania, trazó un plan para acabar con la vida de su marido. La mujer de Mainat entró el pasado mes de junio en el correo electrónico de su marido y descubrió que estaba preparando con su abogado los papeles de divorcio. En el testamento figuraba que si la pareja se separaba, ella quedaba excluida de la herencia.

La grabación de las cámaras de la casa, clave para las sospechas 

Dobrowolski, que cuenta además con conocimientos médicos al estar estudiando el último curso de Medicina, decidió entrar hasta en 13 ocasiones al cuarto donde dormía Mainat, presuntamente para inyectarle insulina.

Ella alegó en su declaración que le había administrado vitaminas y un preparado para adelgazar, pero las cámaras captaron cómo él intentó zafarse aunque estaba profundamente dormido. Las cámaras también grabaron cómo ella manipulaba algo (probablemente las inyecciones) en la cocina, tapándose detrás de la puerta de la nevera abierta. Además usó hasta en cinco ocasiones esa noche un medidor de insulina del que quedaron grabadas las mediciones, la última de ellas, en niveles normales de glucosa en sangre. 

Los investigadores creen que la mujer se midió ella misma el azúcar para encubrir el estado real de Mainat, que entró en coma y que se recuperó dos días después en el hospital. 

La llamada se produjo 20 minutos después y "no había" azúcar en el domicilio

Otra de las razones por las que los investigadores creen que estaba todo planeado por parte de Dobrowolski fue debido a la llamada que realizó al servicio de emergencias. Se realizó 20 minutos después de que entrase en coma, según los Mossos porque la mujer pensaba que ya en ese momento era irreversible.

Además, tras llamar a la ambulancia, le comunicaron que le proporcionase azúcar a su marido ya que podría ser clave para salvarle la vida, a lo que Dobrowolski contestó que "no había" en la casa. Cuando llegaron las autoridades, encontraron varios productos con azúcar y un paquete. Por ello, la policía piensa que la llamada la realizó únicamente a modo de coartada. 

A la espera de que se celebre el juicio, la mujer ha quedado en libertad con cargos investigada por tentativa de asesinato con alevosía. En los próximos días ambos serán citados para declarar. El millonario productor colgó este domingo en las redes la canción No time to die (no hay tiempo para morir) de Billie Eilish, junto con el mensaje: “¿Era obvio para todo el mundo que me había enamorado de una mentira?” en alusión al intento de asesinato. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento