Los diferentes puntos de vista de Ayuso y Aguado marcan el primer fin de semana de restricciones en Madrid

A las 22.48 horas de hoy deberían entrar en vigor las restricciones a la movilidad para frenar la pandemia en Madrid. "Este Gobierno no está en rebeldía y cumplirá todas las órdenes de manera estricta porque no somos como sus socios independentistas, ahora eso sí, iremos a los tribunales nuevamente como hicimos con el pase de fase para defender los intereses de los madrileños", señala Isabel Díaz Ayuso. Entonces pidió amparo al Tribunal Supremo. Ahora será la Audiencia Nacional la que juzgue el contencioso, porque esta vez la región recurre una decisión ministerial y no una orden del Consejo de Ministros. La vicepresidenta Carmen Calvo, advierte claramente a Díaz Ayuso "está en su perfecto derecho de recurrirlo. Está en su obligación de ejecutarlo". Recurso que ni siquiera Ciudadanos, su socio de Gobierno, comparte. Ignacio Aguado en redes sociales dice: "ahora toca colaborar más y pelearnos menos en ruedas de prensa o tribunales para salvar vidas" Ha sido el Consejo Interministerial de Salud el que ha acordado los criterios sanitarios para imponer restricciones. "Tiene una situación de salud pública muy comprometida", asegura Fernando Simón. Las restricciones se aplicarían si la Audiencia Nacional no decide imponer medidas cautelares, a partir de esta noche y durante una semana. Sanidad irá evaluando con Madrid hasta cuándo se prolongan. El consejero de Sanidad comarece hoy y habrá qué ver si aclara o no la situación.
Ignacio Aguado e Isabel Díaz Ayuso.

El Gobierno autonómico de la Comunidad de Madrid vive semanas de intensa tensión, y no solo externa, sino también interna. No es ningún secreto que, desde hace muchos meses, la relación entre la presidenta Isabel Díaz Ayuso (PP) y el vicepresidente Ignacio Aguado (Ciudadanos) no es buena. Pero la imposición de las nuevas restricciones de movilidad en la región para combatir la pandemia ha vuelto a mostrar las costuras de un Ejecutivo en el que sus integrantes tratan por todos los medios de apelar a la unidad mientras se evidencian casi todos los días hondas diferencias.

La semana pasada fue complicada tras los muros de la Puerta del Sol por el tira y afloja con el Gobierno central en relación a las medidas para atajar la segunda ola de contagios. Las polémicas negociaciones entre ambas administraciones terminaron con la imposición de restricciones en diez grandes ciudades madrileñas, unas medidas apoyadas por la mayoría de las comunidades en un Consejo Interterritorial pero rechazadas por la propia Comunidad de Madrid, pese a que Aguado trató de ejercer el papel de mediador e incluso celebró haber alcanzado un preacuerdo con el Ministerio de Sanidad que nunca se hizo efectivo.

Con esos precedentes, ni siquiera la entrada en vigor de las medidas ha servido para que del Gobierno madrileño salga un discurso unitario. El primer fin de semana en el que han sido efectivas las restricciones, de hecho, se ha saldado con la presentación de un recurso contra las mismas el pasado viernes por decisión de Ayuso, un recurso que Aguado ha rechazado apoyar y del que ha responsabilizado por entero a la presidenta. Y a ello se suma la dimisión del consejero de Políticas Sociales, Alberto Reyero, también de Cs y muy distanciado de la presidente desde hace meses por su gestión de la pandemia.

Las diferencias entre PP y Cs las han aireado ellos mismos en los medios. Este domingo, la presidenta era entrevistada en el diario Abcy aprovechaba para cargar muy duramente contra el Gobierno central, al que acusó de provocar el "verdadero caos" a propósito en la Comunidad de Madrid para tener una excusa para intervenirla. "Y cuando ha llegado la semana del supuesto diálogo, nos han impuesto de manera torticera y por la espalda una serie de medidas que no han calculado el perjuicio económico que va a suponer para Madrid", denuncia Ayuso en la entrevista.

Aguado llama a la calma y Ayuso habla de "caos"

La presidenta madrileña, de hecho, llegó a sostener que el Ejecutivo central comenzó a presionar a Madrid cuando Moncloa hizo "cálculos" y vio que el "plan" de Ayuso iba "a funcionar". "Al ver que los datos mejoraban han decidido intervenir Madrid, pero antes lanzando mensajes del miedo y del caos para trasladar el miedo", insistió Ayuso, que defendió su "derecho de ir a un tribunal a que" le "explique si las cosas se han hecho de forma correcta".

Pocas horas después de la publicación de esa entrevista, Aguado publicaba un escueto tuit que, en pocas palabras, reflejaba a las claras sus diferencias con la presidenta madrileña. Frente a las críticas de Ayuso a la decisión del Gobierno central, el vicepresidente aseguraba que "las restricciones a la movilidad de hoy salvan vidas mañana". Y, por la tarde de este domingo, aseguraba que "la gestión debe primar sobre el choque político" y llamaba a templar los ánimos: "Mañana arranca una nueva semana. Una nueva oportunidad para seguir mejorando la coordinación y los acuerdos entre administraciones".

En cualquier caso, y al menos por ahora, no parece que haya riesgo de ruptura del Gobierno, pese a la evidente desconexión entre sus números uno y dos ."Los que fantasean pensando que al Gobierno le queda poco tiempo se van a desesperar", aseguraba el sábado el consejero de Hacienda, Javier Fernández-Lasquetty, del PP. Y un día antes era el propio Aguado el que decía que los populares y Ciudadanos van a "seguir unidos por mucho que a algunos les pese".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento