La ampliación del tranvía dejará 15.000 metros cuadrados de sombra en Nervión

  • El Ayuntamiento ya ha adjudicado la redacción del proyecto en San Francisco Javier y Luis de Morales. 
  • ​Emasesa construirá un colector nuevo de aguas pluviales y renovará las redes de abastecimiento. 
  • ​Se ejecutarán todas las obras a la vez, incluida la del Metrocentro y la construcción de un parking, en 2021 y 2022.
Hilera de árboles en Luis de Morales.
Hilera de árboles en Luis de Morales.
ARCHIVO

La reurbanización de las dos principales arterias de Nervión, San Francisco Javier y Luis de Morales, comienza a dar los primeros pasos hacia su transformación en un espacio verde, donde el peatón y los ciclistas serán los principales protagonistas en detrimento del vehículo privado. El proyecto, que forma parte de la ampliación del tranvía desde San Bernardo hasta Santa Justa, estará definido a principios del próximo año, y su ejecución se llevará a cabo a lo largo de 2021 y 2022, en paralelo a las obras del Metrocentro.

Así lo explicó este jueves el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que anunció que la redacción de este proyecto ya ha sido adjudicada y el diseño definitivo estará listo antes de que finalice enero del próximo año, tras un periodo de cuatro meses en el que "serán fundamentales las opiniones de los vecinos y entidades", aseguró el regidor.

Esta ambiciosa actuación, que supondrá una inversión de siete millones de euros y que seguirá los pasos de otras remodelaciones, como la de la avenida del Greco, comenzará bajo tierra de la mano de Emasesa. La empresa municipal construirá un nuevo colector de aguas pluviales para la cuenca sur, con un sistema para derivar el agua de la lluvia directamente a la estación de bombeo del Guadaíra, evitando así inundaciones. Además, renovará las redes de saneamiento y abastecimiento de la zona, que datan de los años 60. Igualmente, se prevé la ejecución de un Sistema de Drenaje Urbano Sostenible (SDUS) consistente en parterres con zonas de biorretención, alcorques corridos y pavimentos permeables, con capacidad para gestionar las escorrentías urbanas (aguas de lluvia que discurren por la superficie de un terreno) en el 80% de los días de lluvia de un año hidrológico medio de Sevilla.

Una vez que alcance la superficie, el proyecto contempla la creación de un nuevo espacio público en el que se construirán dos grandes corredores verdes en los laterales de ambas avenidas, con entre seis y nueve metros de arbolado selectivo, pavimentos drenantes y entre 350 y 450 nuevos árboles. Estas plantaciones se traducirán, destacó el Ayuntamiento, en una superficie de sombra de casi 15.000 metros cuadrados, creando además una franja estructural verde que se desarrollará en todas las calles y avenidas recorridas por el tranvía y en la zona más próxima a los edificios residenciales y de oficinas.

Corredor verde planteado en la ampliación del tranvía.
Corredor verde planteado en la ampliación del tranvía.
AYTO. SEVILLA

Este nuevo espacio supondrá igualmente la eliminación de dos carriles de servicio para los vehículos privados, que se convertirán en zonas peatonales, y la ampliación de los espacios para el peatón con áreas de paso de tres a cinco metros. El proyecto incluye también la creación de dos carriles bici, uno por cada sentido, que discurrirán por la calzada con una dimensión de 1,5 metros. Se construirán asimismo dos plataformas reservadas y separadas para los carriles bus en los laterales, mientras que la plataforma central quedará reservada para el Metrocentro. En cuanto a la circulación de vehículos privados, las avenidas quedarán finalmente con cuatro carriles para coches, dos en cada sentido, pero con un estrechamiento que favorecerá la implantación de medidas de "calmado de tráfico".

Todo ello supondrá una reordenación de la movilidad en la zona, con el objetivo de ir desviando los flujos de tráfico a vías principales y a algunas secundarias, y reconfigurar las grandes avenidas en las que, actualmente, el coche tiene un "protagonismo excesivo", como en el caso de San Francisco Javier.

El alcalde anunció también que, en paralelo a este proyecto, el Ayuntamiento pretende construir un aparcamiento reservado a los residentes para compensar la pérdida de plazas en el viario. Lo que baraja el Consistorio es un parking de entre 50 y 80 plazas, descartando un aparcamiento rotatorio, ya que ahora mismo hay plazas "suficientes" en los aparcamientos subterráneos de la zona

El objetivo municipal, concluyó Espadas, es que a lo largo de 2021 y 2022 se ejecuten a la vez estos cuatro proyectos: la ampliación del tranvía, el nuevo colector y la renovación de las redes, el nuevo aparcamiento y los dos grandes corredores verdes en San Francos Javier y Luis de Morales.

Árboles amortajados por los detractores del proyecto.
Árboles amortajados por los detractores del proyecto.
TRANVÍA VERDE

La asociación Tranvía Verde lamenta no haber sido convocados al acto de presentación del proyecto, que de nuevo volvieron a rechazar. Lo expuesto por el alcalde, afirma la plataforma, "no cambia que el proyecto del tranvía sigue pretendiendo talar más de 128 árboles de gran porte, sanos y con una media de 40 años", en la imagen, "amortajados" por representantes de esta entidad y vecinos contrarios a la actuación municipal.

Además, la asociación señala que las imágenes del proyecto presentado este jueves por el alcalde "nos hacen desconfiar del resultado final ya que no corresponden a lo planificado en el proyecto constructivo que recientemente ha recibido el informe favorable por la Gerencia de Urbanismo y que se encuentra en trámites preparatorios a su licitació".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento