Dos independentistas encapuchados quemaron ayer una bandera de España en la manifestación convocada por la Plataforma 31-D, que reclamó el derecho de autodeterminación de los Països Catalans (Cataluña, Valencia y Baleares), y en la que participaron entre 2.000 y 3.000 personas.

La marcha, además de pedir la independencia para los territorios de habla catalana, se celebra en la víspera de la Festa de l'Estendard cuando se recuerda la conquista catalana de Jaume I, el 31 de diciembre de 1229. Además, reivindican que la Diada de Mallorca se conmemore este día y no el 12 de septiembre.

El Círculo Balear pide a la Fiscalía que actúe contra la quema de la bandera

La manifestación, que salió de Es Born para acabar en la Plaça dels Patins, estuvo encabezada por el secretario general del PSM, Biel Barceló; el líder de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) en Baleares, Joan Lladó, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, y el ex diputado de esta formación, Joan Puig.

Lladó tildó hoy de "indecencia" que se "desvíe la atención" al hablar de la quema de un "pedazo de tela", en un momento en que están muriendo "cientos de personas" en Gaza.