BRATISLAVA, Eslovaquia (Reuters) - Eslovaquia adopta el euro en la medianoche del miércoles con grandes esperanzas de que la incorporación del país a la zona de la moneda única les aísle de las peores tormentas que sacuden las economías emergentes europeas.

Los gobiernos de toda la región ya recortaron sus proyecciones de crecimiento y los inversores se han desprendido de forma masiva de los activos emergentes, pero Eslovaquia hasta ahora ha salido relativamente ilesa.

En cambio, las monedas de otras naciones emergentes de la Unión Europea, como el zloty polaco y el florín húngaro, han borrado años de avances como consecuencia de la turbulencia financiera global.

'Es excelente', dijo Matej Sobol, un instructor de deportes de 27 años, de Liptovsky Mikulas, un pueblo del norte del país que cuenta con un centro de esquí.

'Al ver lo que está pasando con el zloty o el florín, que la corona se haya fijado al euro realmente ha sido una especie de escudo', agregó.

Ahora Eslovaquia, un país de 5,4 millones de habitantes, será el miembro más pobre del área del euro, detrás incluso de Portugal, con el 71 por ciento del Producto Interior Bruto per cápita promedio de la UE.

Pero los eslovacos ya están viendo los beneficios. Su corona es la única moneda de la región que no se ha debilitado desde que el tipo de cambio fue fijado a 30,126 por euro en julio, algo que les permite viajar al exterior o comprar productos importados a precios estables.

En comparación, el zloty polaco perdió el 30 por ciento contra el euro y el florín húngaro bajó el 15 por ciento. En República Checa, la corona ha bajado el 12 por ciento.

Durante meses, la adopción del euro había generado temores entre los eslovacos de que el cambio pudiera provocar alzas de precios, como ocurrió en otros nuevos integrantes de un club que ahora incluirá a 16 miembros.

Pero la turbulencia financiera global y los paquetes internacionales de rescate para otras naciones socias de la UE como Letonia y Hungría han cambiado las opiniones de muchas personas.

Según una encuesta publicada en noviembre en el diario Hospodarske Noviny, el 58 por ciento de los eslovacos veían bien el euro, frente al 43 por ciento de un año antes.

Eslovaquia será el primero de los ex Estados comunistas más grandes en adoptar el euro. Eslovenia, una nación rica pero más pequeña que era parte de la ex Yugoslavia, se unió al euro en 2007.

Posiblemente, Eslovaquia también sea el último de la región en adoptar la moneda única durante años, ya que la crisis financiera dificulta el acceso a la eurozona.