La prueba definitiva de que Bella Cruise, la hija de Tom Cruise y Nicole Kidman, está retomando la relación con su madre

Nicole Kidman luce un vestido azul eléctrico en la alfombra roja de los Óscar 2018.
La actriz Nicole Kidman, en la alfombra roja de los Oscar 2018.
GTRES

Estaba vetada. Nicole Kidman era persona non grata y apenas si se la podía mencionar delante de Tom Cruise, de ahí que la estrella de la saga Misión Imposible no permitiera a la ganadora del Oscar acudir siquiera a la boda del hijo que tienen en común, Connor, con la 'princesa de la Cienciología'.

Nadie olvida el discurso de agradecimiento de la australiana cuando recogió, en 2018, el Globo de Oro a Mejor actriz dramática por su papel en la serie Big Little Lies y se acordó de su marido, Keith Urban y única y exclusivamente de las hijas que tiene con él: "Mis hijas aún están despiertas. Sunny, Faith, os quiero. Os llevo esto a casa, mis pequeñas".

Ni rastro de Isabella o de Connor, que pronto tendrán 28 y 26 años, los hijos que el matrimonio adoptó mientras duró la relación. Pero eso parece ser que puede cambiar de un momento a otro, sobre todo teniendo en cuenta los últimos detalles que parecen dar algo de luz a la intérprete de 53 años.

Y es que la joven no solo ha comenzado a seguir a su madre en Instagram sino que le ha empezado a dar a me gusta a algunas de sus fotografías, como a una de las últimas en la que la actriz promociona la serie The Undoing que pronto estrenará en HBO o aquella en la que Kidman aparece con una gorra roja y botas vaqueras.

"Esto es verdaderamente importante teniendo en cuenta lo que ha pasado entre ellas. Tener de nuevo a su hija en su vida va mucho más allá de los sueños de Nicole. Se ha perdido casi todo durante estos años, incluida la propia boda de Bella", ha afirmado una fuente cercana a la protagonista de Las horas o Dogville al periódico New Idea.

No es el único gesto de cariño y reconciliación maternofilial que han tenido Nicole y Bella, dado que la joven ha incluido el apellido Kidman en su firma de complementos, así como en 2016 la famosa intérprete pudo conocer en Londres a Max Parker, el marido de Isabella.

Nicole Kidman, después de que se divorciara de Tom Cruise tras protagonizar Eyes Wide Shut, de Stanley Kubrick, -y en una imagen que se ha vuelto icónica en Twitter- ha vivido un auténtico calvario para poder ver a sus hijos, que se ha dado en muy contadas ocasiones, como cuando se casó con Keith Urban, en 2006. Con él ha tenido dos hijas, Sunday Rose y Faith Margaret, de 12 y 9 años respectivamente, aunque la segunda nació mediante vientre de alquiler.

Fuentes de la Cienciología revelan que ni Connor ni Bella han visto a su madre en demasiadas ocasiones durantee años. Tom Cruise se quedó con su custodia tras el divorcio, puesto que le eligieron a él, y desde entonces casi todo acercamiento de la actriz de Moulin Rouge ha sido en vano hasta ahora.

Normalmente, por imposición del actor, que considera a Nicole Kidman una persona "supresora", que en términos de la religión que profesa es básicamente enemiga de la causa y que con sus actos intentan impedir el avance de la doctrina.

Y eso que ella les sigue profesando su amor incondicional. En 2018, admitió en la revista Who ser celosa de su relación con ellos: "Tengo que proteger esa relación. Pero lo que sí sé al 150% es que renunciaría a mi vida por mis hijos. Son adultos. Son capaces de tomar sus propias decisiones. Han tomado la decisión de ser cienciólogos y, como madre, mi trabajo es amarlos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento