Rocío Carrasco y Fidel Albiac, al borde del desahucio por culpa de una gran deuda

Rocio Carrasco, en un encuentro con la prensa, en Madrid.
Rocio Carrasco, en un encuentro con la prensa, en Madrid.
GTRES

Pueden darse con un canto en los dientes si finalmente, tal y como está programado, el Gobierno prorroga hasta el 31 de enero la prohibición de desahuciar, porque en estos momentos Rocío Carrasco y Fidel Albiac enfrentan la pérdida de su casa a causa de una enorme deuda que tiene el empresario de 47 años.

Tal y como publica la revista Lecturas en su portada y de forma exclusiva, la pareja está pasando su peor momento económico en años, acumulando durante los últimos meses y, sobre todo, por culpa de la crisis por la pandemia del coronavirus, unos impagos de grandes cifras que les puede llevar a la calle en el peor de los casos.

Este sonado varapalo acaece en un momento de la vida de la hija de Rocío Jurado en el que da la casualidad de que su propia hija, Rocío Flores Carrasco, vive un momento dulce al independizarse y haberse gastado 250.000 euros en una casa en una de las urbanizaciones más modernas de Málaga, y su batalla judicial contra el padre de esta, Antonio David, se ha agravado y agudizado, exigiéndole 120.000 euros por cuestionarla como madre.

La citada publicación revela que la pareja teme perder su ya de por sí maltrecho patrimonio dado que Fidel está en el punto de mira de Hacienda, que le reclama nada más y nada menos que 150.000 euros por el impago del IRPF en el curso de 2015.

De no hacer frente pronto a esta deuda, el matrimonio (se casaron en 2016) podría perder una parte importante de sus bienes patrimoniales, entre los que se hallaría el chalet en el que viven. Algo que se agrava si tenemos en cuenta los proyectos laborales y profesionales que tienen Rocío y Fidel.

Porque al hecho de que la temporada de Lazos de sangre, el regreso de la hija de La más grande a televisión, ha terminado -a pesar de que Rocío ha intervenido menos de lo que la audiencia esperaba- hay que sumar el duro revés de ver imposible la forma de sacar adelante Qué no daría yo por ser... Rocío Jurado, el musical sobre la célebre cantante.

Por cierto, que Rocío Carrasco aún no ha terminado de pagar el impuesto de sucesiones, y eso que la herencia se hizo efectiva en 2007, a lo cual habría que sumar -así lo atestigua la mencionada revista- otro impago a Hacienda que ya le ha provocado el embargo de un terreno y varios bienes en Chipiona, localidad natal de Rocío Jurado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento