Iglesias da al PP "una recomendación de republicano": "No nos hagan el trabajo, señorías"

  • El vicepresidente segundo asegura que la derecha está "quitando años de vida" a la monarquía con su defensa.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, interviene en el Congreso.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, interviene en el Congreso.
EFE
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, volvió a hablar del rey Felipe VI este miércoles en el pleno de control en el Congreso después de una semana de polémica por sus críticas al monarca. Y, tras escuchar una encendida defensa del jefe del Estado pronunciada por el número dos del PP, Teodoro García Egea, Iglesias quiso darle "una recomendación de republicano": "no nos hagan el trabajo, señorías", pidió jocosamente.

En su ya habitual pregunta de los miércoles al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el líder del PP, Pablo Casado, pidió una vez más el cese de Iglesias por sus críticas a la monarquía de la semana pasada y por ser "desleal" a Felipe VI. Y, minutos más tarde, el propio vicepresidente segundo respondía a la bancada popular asegurando, como ya ha hecho en otras ocasiones, que la defensa cerrada del rey por parte de la derecha le hace "muchísimo daño" a la institución.

"El presidente de su partido", Pablo Casado, "dijo hace unos días que habíamos votado a Felipe VI y no a Iglesias y Garzón, [...] y el presidente de su partido no es ningún estúpido, lo dice por algo", planteó el vicepresidente segundo. El motivo, sostuvo, es que el PP considera que "el fundamento del poder soberano no es el parlamento", sino el monarca. "Por eso Pablo Casado dice que a Felipe VI se le ha votado y a los miembros de esta Cámara no, eso es antidemocrático y anticonstitucional", denunció.

"Ustedes están haciendo muchísimo daño a la monarquía parlamentaria, cuando la utilizan para politizar el poder judicial, cuando la identifican con las ideas de la derecha, a la monarquía le están quitando años de vida", argumentó Iglesias.

Vox, el partido de las "patadas en el culo"

El vicepresidente segundo también tuvo un áspero intercambio con el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, a quien afeó que le acusara de proferir amenazas contra la ultraderecha cuando Vox, en su cuenta de Twitter, decía hace unos días que había que dar "una patada en el culo" al dirigente de Podemos Gerardo Pisarello para mandarlo de vuelta a Argentina, de donde es originario.

"Pisarello es hijo de un abogado asesinado por la dictadura argentina, y ninguno de sus diputados le llega a la suela de los zapatos en compromiso", espetó Iglesias a Espinosa de los Monteros, a quien acusó de formar parte del partido "que promete patadas en el culo a los migrantes, a los republicanos, a las feministas, a los vascos y a los catalanes". "Pero para pasar de las promesas a los hechos hacen falta agallas, de las que carecen: perro ladrador, poco mordedor", zanjó.

Un Presupuesto con Cs, inviable

De igual forma, el vicepresidente segundo se esforzó en dejar claro que unos Presupuestos Generales del Estado no pueden ser progresistas y a la vez estar negociados con Cs. En su respuesta a la líder naranja, Inés Arrimadas, Iglesias señaló que "no se puede apostar a la vez por el refuerzo de los servicios públicos y por las privatizaciones". Y agradeció a Arrimadas su "sinceridad", porque "no ha dejado de decir que su objetivo es hacer que el gobierno cambie de rumbo".

No obstante, Iglesias insistió en que el camino que seguirá el Ejecutivo de cara a los Presupuestos va a ser "muy distinto" al propuesto por Cs. Un camino, sostuvo, en el que el partido naranja sigue "gobernando con [Isabel Díaz] Ayuso y la ultraderecha" en la Comunidad de Madrid. "¿Cree usted que así generan confianza?", le preguntó mientras Arrimadas negaba con la cabeza.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento