Los jóvenes que prometen virginidad practican el sexo tanto como los demás

  • Lo dice un estudio entre 934 estudiantes durante cinco años.
  • Es una práctica entre muchos grupos religiosos más conservadores.
  • Cinco años después, más del 80% negaban haber hecho tal promesa.
Los jóvenes que han prometido virginidad suelen ser menos precavidos en sus relaciones sexuales.
Los jóvenes que han prometido virginidad suelen ser menos precavidos en sus relaciones sexuales.

Los adolescentes que han hecho votos de virginidad hasta el matrimonio practican el sexo tanto como los demás, y es probable que no tengan tanto cuidado para evitar enfermedades y embarazos, según una investigación que publica la revista Pediatrics.

La investigación la condujo Janet Rosenbaun, de la Escuela John Hopkins Bloomberg de Salud Pública, y enfocó la relación entre promesa y práctica en los adolescentes de ambos sexos que han hecho votos públicos de abstenerse de actividad sexual hasta que se casen.

En las últimas décadas ésta ha sido una práctica entre muchos grupos religiosos más conservadores, en los cuales, en ceremonias emotivas los adolescentes proclaman su decisión de mantenerse vírgenes hasta el matrimonio y, en muchos casos, usan un anillo que simboliza ese voto.

Rosenbaun comparó a los adolescentes que habían hecho el voto con quienes no lo habían hecho pero tenían probabilidades de demorar su debut sexual. Añadió que ella no incluyó a los adolescentes que tenían pocas probabilidades de hacer tal promesa. "Los que han prometido virginidad y los que no la han prometido no muestran diferencias en las tasas de sexo vaginal, oral, anal o cualquier otro comportamiento sexual", señaló.

"Lo que es más grave es que los que han prometido virginidad muestran menos probabilidades que los otros de usar condones y de recurrir a cualquier forma de anticonceptivo", dijo la investigadora. Para este estudio Rosenbaun recogió datos sobre 934 alumnos de escuela secundaria que jamás habían tenido relaciones sexuales o que habían hecho el voto de virginidad, y comparó ambos grupos.

Después de cinco años de seguimiento los que habían hecho el voto no eran diferentes de los que no lo habían hecho en sus tasas de sexo prematrimonial oral o anal, o en los índices de enfermedades venéreas. "Los programas de educación sexual para los adolescentes que hacen ese voto tienden a ser muy negativos e incorrectos acerca de los condones y la información de anticonceptivos", explicó Rosenbaun.

El estudio encontró asimismo que cinco años después de haber hecho el voto de virginidad, más del 80% de los jóvenes que lo hicieron negaban haber hecho jamás tal promesa. "Este alto índice de distanciamiento puede implicar que casi todos los que prometieron virginidad consideran que ése fue un voto que no tenían obligatoriamente que cumplir", señaló la investigadora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento