Pere Aragonès liderará un Govern interino hasta las elecciones en 2021

El vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès, este miércoles en el Parlament
El vicepresidente y conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Pere Aragonès, en el Parlament
DAVID ZORRAKINO (EUROPA PRESS)

La inhabilitación de Quim Torra abre un período incierto en Cataluña ya que, al no haber convocado elecciones mientras era presidente de la Generalitat y antes de la resolución del Supremo, el Govern queda ahora en funciones hasta la elección de un nuevo gobierno.

Según la ley de la Presidencia de la Generalitat y del Govern, si hay "condena firme" que inhabilita al president, todo el gobierno queda en funciones y es el vicepresidente Pere Aragonès quien asumirá las atribuciones de la presidencia como "presidente de la Generalitat sustituto interino en funciones", aunque formalmente se le denominará vicepresidente sustituto del president. Sus funciones serán limitadas ya que Aragonès no podrá hacer destituciones, disolver el Parlament ni convocar elecciones; pero sí que tendrá funciones de representación, lo que le permitirá vender una imagen de hombre de gobierno de cara a las elecciones en las que Aragonès será con toda probabilidad el candidato de ERC a presidir la Generalitat.

El Govern en funciones no podrá aprobar presupuestos

Liderará además un gobierno en el que deberá sortear los enfrentamientos entre los socios de JxCat y ERC, sobre todo ahora que los de Junts están descabezados, una situación que los republicanos no pueden aprovechar ahora y deberán esperar a la batalla electoral. De hecho, en un declaración, ERC urgió este lunes al Govern en funciones a que trabaje con "responsabilidad, consenso y solidaridad antirrepresiva" a fin de lograr un Ejecutivo "fuerte" durante la "situación de  interinidad".

En cuanto al Govern y los consellers, la ley de la Presidencia establece que sus competencias también estarán limitadas, siendo la principal afectación que no podrán aprobar los Presupuestos del 2021, ya que el  Ejecutivo pierde las atribuciones para impulsar nuevos proyectos de ley. La inhabilitación de Quim Torra como presidente de la Generalitat aboca pues a Cataluña a una prórroga de los Presupuestos de la Generalitat para  2020, al no poder enviar al Parlamento catalán el proyecto de ley para 2021.

Torrent tiene la llave activar el calendario electoral

Pero además de las afectaciones en el Govern, la inhabilitación de Torra pone en marcha también la maquinaria electoral, que en este caso recaerá sobre el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent. 

Según un informe de los letrados del Parlament, desde el momento de "la publicación del cese del presidente de la Generalitat" se inicia el plazo de 10 días para que el presidente del Parlament abra consultas con los grupos parlamentarios para explorar si hay algún candidato a la investidura para sustituir a Torra. Una opción ante la que los grupos independentistas –que disponen de mayoría absoluta– no contemplan ya que no tienen intención de presentar a ningún candidato. 

Si Torrent constata que no hay candidato viable a la investidura, el informe de los letrados identifica una vía para evitar el bloqueo institucional: en lugar de convocar un pleno de investidura como prevé la legislación, podría formalizar un "acto equivalente" para comunicar a los grupos la inexistencia de una candidatura efectiva a la investidura. 

Esa comunicación tendría el efecto equivalente a una primera  votación fallida para la investidura: se activaría una cuenta atrás de dos meses, transcurridos los cuales sin haberse investido a un sustituto de Torra se convocarían automáticamente elecciones, a celebrar al cabo de 54 días, según marca la ley electoral. 

El plazo inicial de los 10 días para las consultas parlamentarias podría activarse hoy mismo si se hubiera publicado en el BOE y el DOGC, en todo caso el plazo vencerá antes del 15 de octubre. En el momento que decida el presidente del Parlament se activarán los dos meses de cuenta atrás y según establece el reglamento, 54 días más tarde, se celebrarían las elecciones al Parlament de Catalunya. 

En cualquier caso, una vez hayan transcurrido estos dos meses, el Parlament quedará disuelto y el Govern en funciones deberá firmar el decreto que convoca elecciones de manera automática al no haberse podido investir a ningún candidato. 

Este calendario fija que la fecha de las elecciones en Cataluña puede oscilar entre el domingo 31 de enero y el domingo 7 de febrero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento