Los partidos de la oposición en Cataluña valoran una estrategia común para que las elecciones no se retrasen

Carlos Carrizosa, Lorena Roldán y Joan García (Ciutadans) hablan antes del inicio del pleno del Parlament, el 3 de julio de 2020.
Carrizosa, Roldán y García (Cs) hablan en el Parlament en una imagen de archivo.
ACN

Los principales partidos de la oposición en Cataluña no han desechado este lunes la idea de seguir una estrategia común que han trazado para evitar que la convocatoria de elecciones autonómicas tras la inhabilitación del hasta ahora presidente de la Generalitat, Quim Torra, se retrase.

La legislación prevé que debe haber un pleno de investidura de un candidato que sustituya a Torra para que se active la cuenta atrás de dos meses para la convocatoria automática de los comicios. Ante el temor de que esta figura no exista y se entre en una situación de bloqueo –los grupos independentistas, con mayoría en el Parlament, no tienen intención de presentar a nadie–, PSC y Cs valoran postularse con un "candidato instrumental". La correlación de fuerzas haría inviable su investidura, pero según ambas formaciones, serviría para que se pusiera en marcha el reloj.

Un informe de los letrados del Parlament, sin embargo, sostiene que este pleno para investir a un sustituto de Torra no sería necesario, ya que el presidente de la cámara catalana, Roger Torrent, podría formalizar una resolución para comunicar a los grupos la inexistencia de una candidatura efectiva, lo que también serviría para que se activara la cuenta atrás.

"Tenemos que saber si hay grupos que están dispuestos a acordar una candidatura instrumental para forzar la convocatoria de elecciones, si hay grupos que creen que lo que corresponde es que propongan diferentes grupos o un grupo un candidato, o si entre todos le hacemos la petición al presidente del Parlament para que active la cuenta atrás", ha apuntado el líder del PSC, Miquel Iceta. Sin embargo, ha descartado postularse. "Si es una candidatura instrumental, obviamente el candidato no puede ser alguien que pretenda después de las elecciones ser presidente de la Generalitat", ha dicho.

Por otro lado, ha señalado que la inhabilitación de Torra demuestra que "nadie está por encima de la ley", que "ni la ilegalidad ni la unilateralidad son caminos viables" y que Cataluña "necesita abrir una nueva etapa cuanto antes".

Por su parte, el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, no ha aclarado si se presentaría él mismo u otro miembro de la formación naranja como candidato a sustituir a Torra, cuya inhabilitación ha celebrado. Y es que considera que con esta "se ha hecho justicia" y "han ganado la libertad y la igualdad", porque «todos los ciudadanos son iguales ante la ley, también los políticos separatistas».

Desde el PPC, su líder, Alejandro Fernández, ha tendido la mano al resto de formaciones para "hablar" y "buscar una solución, pero sin olvidar que al final será el señor Torrent quien tenga que tomar la decisión", porque es a él a quien "a día de hoy le corresponde en exclusiva" impedir un bloqueo institucional.

Fernández ha afirmado, además, que "la democracia gana" con la inhabilitación de Torra, que "se metió él solo en este problema", al no garantizar la neutralidad de las instituciones en período electoral.

También se ha pronunciado sobre la decisión del Tribunal Supremo la presidenta del grupo parlamentario de los ‘comuns’, Jéssica Albiach, que ha dicho de ella que es "desproporcionada" y que supone "el peor final posible" para la legislatura catalana. Ha apuntado, sin embargo, que Torra "debería haber convocado elecciones para darle voz al pueblo de Catalunya y para proteger la institución" del Govern antes de ser inhabilitado.

Por su parte, la portavoz del secretariado nacional de la CUP Maria Rovira ha criticado que JxCat y ERC no hayan acordado una "estrategia antirepresiva concreta" y que los tribunales españoles "decidan" la fecha de las elecciones. Por ello, ha emplazado a las dos formaciones a intentar "construir" con ellos una estrategia independentista ante un Estado que está "fuerte" para hacer frente a la "voluntad del pueblo".

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha considerado "un despropósito" la inhabilitación de Torra "por una pancarta" y ha dicho que «Cataluña necesita una nueva etapa: elecciones, diálogo y liderazgo para salir de la crisis".

Reacciones de entidades

Tras conocerse la decisión del Supremo, también se han pronunciado al respecto entidades, como Societat Civil Catalana (SCC), que ha reclamado "poner fin" a una "etapa de fractura social, empobrecimiento y vergüenza" votando "masivamente" opciones constitucionalistas en las próximas elecciones al Parlament.

Desde el Tercer Sector Social de Catalunya, por otro lado, han lamentado la inhabilitación de Torra y han pedido un Govern "efectivo" que dé "respuesta a las necesidades sociales y garantice la atención a las personas más vulnerables".

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, por su parte, ha tildado de "completamente desproporcionada" la sentencia y ha considerado que "el mantenimiento de la pancarta tenía un carácter reivindicativo, político, que debería ser irrelevante penalmente".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento