La tercera noche consecutiva de ataques israelíes sobre la franja de Gaza ha dejado al menos una decena de palestinos muertos y cerca de 40 heridos, víctimas que se suman a los 350 muertos y 1.600 heridos causados por Israel desde que comenzó su ofensiva contra la organización islámica Hamás en este territorio, el pasado sábado.

Los bombardeos de este lunes por la noche, llevados a cabo en más de 20 ataques aéreos, han tenido como objetivo edificios oficiales de Hamás (ministerios e instalaciones de seguridad). El Ministerio de Asuntos Exteriores ha quedado prácticamente destruido, y se han vuelto a repetir ataques contra la Universidad Islámica de Gaza, en en centro de la ciudad.

Durante la noche se han escuchado unas
40 explosiones

También han sido atacadas posiciones de la milicia armada de Hamás (las Brigadas Ezzedine al-Qassam) en el este y en el oeste de Gaza.

Durante la noche se han escuchado al menos 40 explosiones, que han provocado el corte del suministro eléctrico en la ciudad de Gaza y en la zona norte de la Franja.

Esperando la orden

Mientras, cientos de tanques israelíes y unos 6.500 soldados cercaban Gaza este lunes a la espera de la orden de invadir la Franja, cuyo entorno geográfico ha sido declarado "zona restringida" por el Ejercito del Estado israelí.

Sólo las carreteras asfaltadas y los principales núcleos urbanos estaban abiertos al tránsito civil en el área, donde unidades de vehículos acorazados y carros de combate se habían apostado y permanecían alineados entre bosques, lomas y cañadas, informa Efe.

Al menos 89 de los 350 muertos eran civiles

La fuerza aérea israelí continuó durante todo este lunes sus bombardeos en Gaza, donde ha causado la peor matanza en la zona de los últimos 40 años.

Al menos 89 de las cerca de 350 víctimas mortales en el territorio palestino en los tres días de ofensiva son civiles. Entre ellos figuran 20 menores, según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA).