Mejorar el rastreo y controlar la movilidad, las últimas soluciones para evitar un nuevo confinamiento

Tres rastreadores, técnicos de seguimiento de contactos de la Comunidad de Madrid.
Tres rastreadores, técnicos de seguimiento de contactos de la Comunidad de Madrid.
Jorge París | Jorge Paris

Tras el confinamiento de primavera, en el que se consiguió controlar exitosamente la expansión de la Covid-19, se insistió en que el reforzamiento de la Atención Primaria, el rastreo y detección temprana de casos y el mantenimiento de las normas de distanciamiento social serían clave para evitar que la pandemia volviera a repuntar.

Sin embargo, alguno de esos elementos, o puede que todos ellos, fallaron. Ahora, las administraciones regionales y el Estado central se han visto obligados a volver a imponer restricciones en diferentes grados con el objetivo declarado de evitar a toda costa un nuevo confinamiento en todo el país.

Estas son las medidas que los epidemiólogos y los expertos en medicina preventiva recomiendan implementar antes de tener que llegar a un nuevo cierre total del país.

Rastreo y detección temprana

La medida probablemente más repetida desde el final del confinamiento sigue siendo la asignatura pendiente de algunas comunidades autónomas, que no han sido capaces de contratar suficientes rastreadores para mantener a raya los contagios cuando aún eran escasos.

"Resulta imprescindible que desde Salud Pública se continúe y mejoren los recursos necesarios para las tareas de rastreo y seguimiento de los casos positivos y de sus contactos", declara la doctora Patricia Guillem, epidemióloga de la Universidad Europea de Valencia.

Más test y más rápidos

Estrechamente vinculado con este reforzamiento de la Salud Pública está el objetivo de que los test se realicen en el mayor número posible a todas las personas que puedan haber sido contagiadas y que sus resultados se notifiquen en el menor plazo posible para poder, de esta forma, frenar la cadena de transmisión.

"Están trabajando los médicos de Atención Primaria por un lado, la Salud Pública por otro y los hospitales por otro, ¿por qué no juntamos todo en una misma aplicación y nos ponemos como meta que, en 24 horas, todo el mundo sepa el resultado de su PCR y que a ningún contacto tardemos más de 48 horas en detectarlo y hacerle la PCR?", se pregunta el doctor Rafael Ortí, presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph). "En este momento que ya está desbordado el tema es muy difícil llegar a todo, pero hay que tomar medidas estructurales y no parches, como pedir el apoyo de militares".

Reforzar el cumplimiento de la norma de "las 3 M"

Otro de los retos por parte de las autoridades es asegurar el cumplimiento, por parte de la población, de las medidas preventivas, particularmente las tres más repetidas desde el inicio de la pandemia: mantenimiento de la distancia social, higiene de manos y uso de mascarillas.

En ese sentido, se han ido aprobando normas relativas a estas medidas y sanciones económicas vinculadas a su incumplimiento, como la obligatoriedad del uso de mascarillas en todo momento o la prohibición de fumar si no es posible mantener una distancia de seguridad con el resto de personas que pueda haber alrededor.

Mejorar la comunicación 

Los epidemiólogos subrayan que la enfermedad se transmiten por "prácticas inadecuadas" que tenemos incorporadas en nuestro día a día. Algunas han sido modificadas de forma más exitosa –quizás lo más representativo son los cambios en las formas de saludo–, pero otras se mantienen, en muchos casos, por desconocimiento.

"En lo que hemos fallado ha sido en la educación sanitaria, se podría haber hecho bastante más, con mensajes sencillos y claros", considera el doctor Ortí. "Para que la población evite estas prácticas es fundamental que conozca el problema, que sepa los mecanismos de transmisión, cómo se comporta el virus y de qué forma puede evitar el contagio".

Restricciones de movilidad

Con la aparición de los primeros brotes tras el confinamiento, se procedió a implementar restricciones de movilidad en ciertas áreas, destinadas a contener los contagios y evitar su expansión por el resto del país. Estas medidas, que tuvieron generalmente éxito, se están intentando implementar ahora en algunos de los barrios más castigados por la Covid-19 de Madrid.

"Esta medida, de reducción de la movilidad de la población, cuenta con algunas excepciones (desplazamientos por trabajo, asistencia a centros escolares, motivos de urgencia…) por lo que, aunque pueda ayudar al control, solo será una contribución a la disminución", declara la doctora Guillem.

Confinamiento perimetral de Madrid

Ante la situación en la Comunidad de Madrid, un sector del mundo científico reclama que se realice un confinamiento perimetral de la región, con los movimientos internos reducidos al máximo y sin posibilidad de entrar o salir.

"Mal que nos pese, habría que hacer un confinamiento perimetral de la Comunidad de Madrid como el que se hizo en Lleida", declara el doctor Joan Caylà, miembro de la Sociedad Española de Epidemiología. "Esto puede afectar a la economía, pero si no lo hacemos bien esto nos llevará a un desastre mucho peor".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento