Las especialidades en la medicina privada: servicios adaptados a las necesidades del paciente

  • Muchos españoles acuden a clínicas privadas para abordar problemas de salud puntuales (empastes, fisio).
  • También acuden a especialistas en centros privados para sus revisiones periódicas (vista, alergias, nutrición, etc.).
Niño en el dentista
Un menor durante una revisión en una clínica dental.
ARCHIVO

En una encuesta realizada en junio por Sigma Dos para el Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (Fundación IDIS), cerca del 60% de los participantes estaba a favor de una colaboración fluida entre la sanidad pública y privada. 

De hecho, muchos españoles acuden a centros privados para tratar problemas leves de salud o cuando requieren tratamientos a largo plazo y buscan un servicio que se adapte a su disponibilidad. Estas especialidades son muy utilizadas:

Odontología

Lo más habitual cuando alguien tiene un dolor de muelas o necesita un empaste es que acuda a su clínica dental de confianza. Realizan también extracciones, implantes, ortodoncias... Estadísticas del Ministerio de Sanidad, recogidas por IDIS, reflejan que un 16,2% de las cirugías maxilofaciales en 2017 se hicieron por lo privado.

Fisioterapia y rehabilitación

Tanto si se acude a menudo al fisio como si solo se hace con motivo de un problema puntual, existen seguros que cubren esta especialidad, así como tratamientos de rehabilitación después de lesiones y enfermedades (cardiológica, neurológica) o con ortopedias.

Psicología y psiquiatría

Cuando hablamos de ingresos psiquiátricos temporales o relacionados con adicciones, muchas personas se decantan por una clínica concreta en función de su ubicación o instalaciones, con independencia de que sea pública o privada. En cuanto a la terapia psicológica, se valora especialmente la cercanía y poder elegir a un especialista cuyos horarios cuadren a la perfección con los del paciente.

Nutrición y dietética

Desde dietas específicas hasta operaciones de reducción de estómago, los seguros ofrecen opciones adaptadas a las necesidades de cada uno. Ya sea para perder peso o ganarlo, por alergias e intolerancias, para llevar una dieta más sana o específica para deportistas... Se puede acudir a estos servicios de salud en busca de asesoramiento para elegir la mejor opción.

Ginecología

Muchas mujeres se plantean el seguimiento de su embarazo o dar a luz en clínicas privadas cuando se ven en la situación, pero hay que tener en cuenta las carencias y tomar la decisión con anticipación.

La reproducción asistida es uno de los servicios más solicitados por el retraso de la maternidad: 32,75 fue la edad media de las españolas para tener hijos en 2019 según el INE y cada vez más mujeres son madres en torno a los 40. También se recurre al sector privado para urgencias o prevención (citologías, mamografías). En el Barómetro de la sanidad privada 2020 de Kantar para Fundación IDIS, era el segundo servicio privado más utilizado (29%).

Dermatología

El uso de mascarillas está agravando este tipo de afecciones e incrementa el número de consultas a los especialistas. Casi el 80% de ellos ejerce en el sector privado, como recoge una encuesta de la Academia Española de Dermatología.

Oftalmología

Entre los tratamientos más de mandados están las operaciones con láser ocular. Las aseguradoras suelen ofrecer descuentos a sus clientes. Un 22% de pacientes de la sanidad privada recurrieron a este servicio, según el Barómetro 2020.

Estética

La cirugía plástica es la reina del sector, con un 59,1% de operaciones por lo privado en el año 2017. Ha crecido la demanda de nuevos servicios como soluciones capilares para la alopecia.

¿Qué buscan las personas que contratan seguros privados?

En España, había 488 hospitales privados en el año 2018 (un 57% del total), según datos de la Fundación IDIS. Entre sus pacientes, una abrumadora mayoría (82%) de quienes tienen contratado un seguro privado lo han usado alguna vez para acudir al especialista (Barómetro 2020). Los motivos por los que escogen acudir a centros privados son, entre otros:

Privacidad en los ingresos hospitalarios. Las estancias hospitalarias en habitaciones individuales, para comodidad del paciente y sus familiares, son uno de los grandes atractivos de la sanidad privada. De hecho, un 40% de los pacientes que optan por la privada ha utilizado su seguro alguna vez para ingresos (como recoge el Barómetro 2020 de Fundación IDIS). Los encuestados para dicho barómetro valoran como ventajas la atención recibida (24%) y las instalaciones (22%), de las que destacan que sean modernas y tengan tecnología y medios actualizados, así como el hecho de que las habitaciones no sean compartidas.

Celeridad en citas y pruebas diagnósticas. El aspecto que se entiende como la mejor ventaja del sector privado (en opinión del 71% de los participantes en el Barómetro 2020) es la rapidez y agilidad, tanto en la atención general como para concertar citas. Del 1 al 10, esa agilidad se valora con un 7,7 de media, la misma nota que ponen al tiempo que pasa hasta obtener un resultado diagnóstico. La espera para pruebas se puntúa con un 7,6, mientras que para una operación quirúrgica se sitúa en un 7,5. La aplicación de la telemedicina y la posibilidad de consultar los resultados online facilita que todos estos tiempos se acorten.

Asistencia en el extranjero. En este punto, el sector incorpora incluso a personas que no suelen hacer uso de la sanidad privada pero se quedan más tranquilos contratando un seguro cuando se plantean un viaje al extranjero o traslados temporales a otro país por motivos de estudios o trabajo. Las aseguradoras suelen ofrecer esta opción, ya sea puntualmente (hay empresas especializadas solo en seguros de viaje) o incluida en la cobertura en función de la cuota que se paga. Se recomienda informarse a fondo de qué situaciones cubre, el límite de gasto y cómo actuar en caso de tener que activarlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento