Así lo confirmó Antonio Suárez Valdés, uno de los abogados de los nueve imputados, que manifestó que todavía no le habían comunicado desde la Guardia Civil la paralización del expediente disciplinario que la Dirección General del Cuerpo abrió a los agentes.