Elizabeth Hurley, feliz tras ganar la batalla por la herencia de su hijo

La actriz Elizabeth Hurley.
La actriz y modelo Elizabeth Hurley.
GTRES

En todas partes cuecen habas y, si se trata de la herencia de una familia millonaria, en mayor cantidad (y con mayor empeño). Así pues se entiende la felicidad de Elizabeth Hurley después de haber ganado la batalla por la herencia de su hijo, Damian.

Ocurría hace apenas tres meses: el productor Steve Bing, a sus 55 años, se lanzaba al vacío desde el piso 27 del Ten Thousand, un lujoso rascacielos del área metropolitana de Los Angeles, concretamente del distrito de Century City, entre Beverly Hills y Santa Monica. Sufría depresión, la cual se agravó durante el confinamiento por la pandemia del coronavirus.

La actriz de Al diablo con el Diablo no tenía una relación idónea con su expareja, pero aún así le dedicó unas hermosas palabras en su Instagram. Claro que estas cosas, cuando se trata de cifras estratosféricas, ni tienen validez para los abogados ni se perdonan a través de las palabras.

Los principales benefactores eran los dos hijos de Steve, a quienes dejó escritas sendas cartas antes de suicidarse: Damian, el hijo de Hurley, que ya ha comenzado en el mundo de las pasarelas, y Kira Kerkorian, fruto de su relación extramarital con la tenista Lisa Bonder, que estaba casada con Kirk Kerkorian, un millonario de Las Vegas 48 años mayor que ella.

Tanto Damian como Kira son beneficiarios de la fortuna por fideicomiso. Es decir, una figura jurídica que actúa como un fondo de inversión, gestionando las herencias hasta que los herederos tengan la mayoría de edad. Damian ha cumplido 18 años este 2020 y Kira tiene 21.

Estas figuras son una práctica habitual y común entre las grandes fortunas de manera que no solo protegen el dinero de posibles impuestos de sucesiones, manteniendo en todo momento el control total sobre el montante, sino que también elimina de la ecuación a los albaceas.

Sin embargo, para entender el porqué de la felicidad de Elizabeth Hurley de que su hijo herede la fortuna al ganar la batalla hay que remontarse en el árbol familiar hasta detenernos en Leo S. Bing, el bisabuelo de Damian y Kira y abuelo de Steve Bing.

Este empresario inmobiliario fundó Bing & Bing junto a su hermano Alexander en los primeros compases del siglo XX, siendo responsable de algunos de los edificios más emblemáticos de Nueva York como el Drake Hotel, el 903 Park Avenue o el 59 West 12th Street, que ha sido el hogar de Jimi Hendrix, Cameron Diaz, John Waters, Jonathan Pryce o Lena Dunham.

La inmensa fortuna de Leo S. Bing pasó a su hijo, Peter, afamado médico que decidió en 1980 establecer diversos fideicomisos familiares para ayudar a sus futuros nietos. Su hijo, Steve, heredó 600 millones de dólares cuatro años después, momento en el que cumplía los 18 años.

Antes de llegar a marzo de 2019, momento clave en esta historia, hemos de repasar que poco después de comenzar el nuevo milenio, Elizabeth Hurley, recién terminada su relación con el actor Hugh Grant, comenzó un breve romance con Steve Bing.

El affaire entre la actriz y el productor de cintas como Get Carter, con Sylvester Stallone, o las incursiones en la animación de Robert Zemeckis (Polar Express y Beowulf) así como uno de lo mayores apoyos del Partido Demócrata, y especialmente de Bill Clinton, fue tan breve que en marzo de 2001 ya habían roto, antes incluso de saber que Elizabeth estaba embarazada.

Cuando salió la noticia, tan despechado estaba Steve Bing, que se negó a reconocer su paternidad e incluso cuestionó que ese hijo fuese suyo. La posterior prueba de ADN demostró que sí era el padre de Damian. Y ahora llegamos a marzo del año pasado.

Fue en aquel momento en el que Peter Bing, padre de Steve y abuelo de Damian y Kira, aquel que había creado precisamente los fideicomisos, los impugnó puesto que no reconocía a ninguno de sus nietos por haber sido engendrados fuera del matrimonio, alegando que ni siquiera Steve los conocía.

Sin embargo, con lo que no contaba Peter Bing fue con que su propio hijo se enfrentaría a él en los tribunales para asegurar el futuro tanto de Damian como de Kira, demostrando en el juicio que le pasó todos estos años la pensión alimenticia a Elizabeth Hurley y a Lisa Bonder, por lo que sí les reconocía.

Este hecho ha conseguido que, a pesar de que Steve Bing no lo pueda ver, la justicia falle en su favor y reconozca a sus hijos como herederos, eso sí, cuando el doctor Peter Bing fallezca.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento