El roble de Valentín, en el concejo asturiano de Tineo ha sido premiado. Sus dimensiones le han hecho merecedor del premio "al árbol gigante" que entrega anualmente la ONG Bosques Sin Fronteras.

Este ejemplar tiene más de 10 metros de perímetro de tronco, un diámetro de copa de 16 metros, y una altura de 13. No es extraño que sea el orgullo de sus convecinos.

El principado de Asturias declaró este roble monumento natural en 1995.