A pesar de los 2 grados que ha hecho en la mañana del sábado, los nadadores no perdonan su baño en las gélidas aguas del cantábrico. Los más madrugadores se lanzan al agua de la playa de La Concha en San Sebastián a las 10 de la mañana.

A pesar del frío están los bañistas incondicionales que no se pierden ni un sólo día su baño. Son varios los atrevidos que continúan en estas fechas realizando sus baños en la costa cantábrica.

En Donosti, a parte de los bañistas, también estaban otros que sólo miraban o paseaban. En verano o en invierno y aunque sean en navidades siempre hay alguien dispuesto a darse un bañito en el mar.