Otro sistema solar
Un anillo de polvo rodea la estrella Fomalhaut, sobre la que gira el exoplaneta descubierto, no visible al ojo humano en la imagen (AP).

Planetas estudiados a fondo por primera vez, otros que existen más allá de nuestro Sistema Solar, nuevos hallazgos de vida bajo la superficie de un viejo conocido para los astrónomos y nuevos descubrimientos que iluminan un poquito el quid de la materia oscura. Son los hitos astronómicos de 2008, año en el que la NASA cumplió cincuenta años.

1. Exoplanetas

En noviembre de 2008, el telescopio espacial Hubble captó la primera imagen fotográfica con luz natural de un exoplaneta (que orbita alrededor de otro sol) a sólo 25 años luz de la Tierra, en la constelación de Piscus Austrinus.

Los exoplanetas, según la definición científica, son cuerpos que giran en una órbita permanente alrededor de una estrella, pero más allá de nuestro sistema solar.

2. ¿Vida en Marte?

En el mes de mayo, la sonda de la NASA Phoenix Mars Lander situada en la superficie del planeta rojo encontró vestigios de agua... y hasta de nieve. Concebida en 2002 y lanzada en agosto de 2007, la sonda aterrizó en Marte el 25 de mayo en un desierto congelado para buscar agua y determinar las condiciones que podrían hacer posible el desarrollo sostenible de vida.

Desde entonces, la Phoenix registró nevadas, cortó trozos de hielo y descubrió que el polvo marciano tiene similitudes químicas con el agua marina de la Tierra.

3. Energía oscura

Descubierta hace 10 años, la materia oscura ha ocupado este año la cabeza de muchos investigadores.

Nuevas técnicas para conocer su existencia, su potencial y su importancia en la configuración del universo han sido los hitos de 2008 en este campo. La materia oscura, según creen los científicos, compone la mayor parte de la masa que ejerce gravedad en el Universo, mientras que sólo el 10% de ésta puede ser detectada por los sentidos humanos.

Los científicos sostienen que si no existiese la materia oscura las galaxias como la Vía Láctea, en la cual se encuentra la Tierra, se habrían dispersado por falta de un "pegamento" gravitacional.

4. Resolviendo los misterios de Mercurio

Después de un viaje de más de 200.000 millones de kilómetros y tres años y medio, la sonda Messenger llegaba a Mercurio el pasado enero en su primera misión enviada a la órbita del planeta más cercano al Sol.

Los científicos se mostraban entusiasmados: “Esta sonda nos ha permitido ver una parte del planeta nunca antes vista, y nuestra pequeña nave ha vuelto con una mina de oro de datos asombrosos", dijo el principal responsable del Messenger, Sean Solomon.

Las cámaras de la nave y otros instrumentos de alta tecnología lograron recopilar alrededor de 1.200 imágenes y realizado otras observaciones científicas. Los datos incluyen las primeras mediciones de cerca del planeta.