Abre en Berlín un cine de lujo con sushi en lugar de palomitas

  • Se inaugura en Berlín un cine con servicios de lujo.
  • Puede beberse champán y comer sushi mientras se ve la película.
  • La primera cinta ofrecida es 'Australia', con Nicole Kidman.
Imagen de la sala de proyección del Astor Lounge, en Berlín.
Imagen de la sala de proyección del Astor Lounge, en Berlín.
WWW.ASTOR-FILMLOUNGE.DE
El cine en butaca de piel reclinable, con una copa de champán francés y catering de sushi, en lugar de palomitas de maiz, es algo asequible en Berlín desde la apertura del Astor Lounge, una sala que ofrece un
toque de lujo en estos tiempos de crisis.

Una sensación parecida a la del viajero que vuela en "business", frente a los que lo hacen en clase turista, sólo que a precio más o menos político -
10 euros la entrada, en lugar de los 7 que costaría en cualquier sala de estreno del centro de Berlín.

Eso es lo que ofrece el Astor Lounge, una sala de la Ku'Damm, la avenida del oeste de la capital, que en tiempos del Muro fue centro por excelencia del sector occidental y que ahora quedó algo desplazada por la competencia del revitalizado este.

El Filmpalast, como se llamó durante décadas, se ha
remodelado y reabierto esta semana bajo esa nueva denominación, dispuesto a plantar cara a la crisis ofreciendo al visitante unos cuantos extras inimaginables en cualquiera de los multicines de la ciudad.

"Espacio para estirar las piernas tanto como dé de sí el cuerpo", explicó su propietario, Hans-Joachim Flebbe, "tartas de chocolate y vainilla de verdad, con capuccino de cafetera italiana, o nuestra selección de 'Delicatessen' a la carta".

Por supuesto, lo único que incluye el precio de la entrada es el placer de extender las extremidades, además de la
butaca de piel y una copa de bienvenida -espumoso alemán o un cóctel sin alcohol-, servicio de guardarropía y algún que otro detalle más.

El catering -con
menús cinematográficos, del Cinecittá con terrina de anguila y vieiras gratinadas, al Babelsberg de medallón de cerdo y sushi- se suma al total, lo mismo que los "longdrinks" o copa de "Veuve Clicquot" que uno decida tomarse.

"Nuestra oferta es para todo tipo de público", explica el propietario. Es la primera sala comercial de estas características de la capital alemana, a modo de experiencia piloto, añada Flebbe.

La película pensada para el estreno viene
como anillo al dedo:
Australia, el dramón dirigido por
Hugh Jackman, un cine en gran formato de 166 minutos algo desfasado que estas fechas y en butaca abatible se digiere bien.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento