Marco Calabria, investigador: “En las personas bilingües con alzhéimer, los síntomas aparecen años más tarde”

  • Un bilingüismo activo podría ser un factor de prevención de algunas enfermedades y retrasar la aparición de otras.
  • Estos efectos positivos se producen solo cuando se usan ambas lenguas y se tiene un alto nivel en las dos.
Ancianos
Un grupo de ancianos sentados en un banco.
GTRESONLINE

Conocer y utilizar varias lenguas tiene grandes beneficios para nuestro cerebro, pues según un estudio llevado a cabo en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y la Universidad Pompeu Fabra (UPF), el bilingüismo activo es un factor de prevención del deterioro cognitivo de hasta el 50% y retrasa la aparición de la enfermedad de Alzheimer

Marco Calabria es miembro del grupo de investigación Cognitive NeuroLab de la UOC

Mario Calabria

  • Profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud y miembro del grupo de investigación Cognitive NeuroLab de la UOC-

Aunque todavía hacen falta más investigaciones y extender los estudios a otras enfermedades, las ventajas del bilingüismo son bastante evidentes. Marco Calabria nos habla de las conclusiones de este estudio.

Según su estudio, hablar dos lenguas prevendría el deterioro cognitivo. ¿Cuáles fueron las conclusiones generales de esta investigación?

La principal conclusión a la que llegamos es el bilingüismo activo es un factor de prevención de algunas enfermedades. En este caso Alzheimer, no es tanto la prevención, porque las personas que nosotros estudiamos ya tenían la enfermedad, pero sí observamos que retrasaba el inicio de la enfermedad. Después de estudiar a personas con deterioro cognitivo leve y a personas con Alzheimer, concluimos que en las que practicaban un bilingüismo activo los síntomas del deterioro cognitivo, como la pérdida de memoria, la capacidad de orientarse… aparecen años más tarde.

¿Qué se entiende por bilingüismo activo?

El bilingüismo activo se produce cuando se utilizan activamente las dos lenguas, se cambia habitualmente de una a otra y se tiene una alta competencia lingüística en los dos idiomas. En personas que conocen una segunda lengua, pero no la usan en su vida diaria, el efecto no es el mismo.

¿Y en enfermedades como Parkinson o la enfermedad de Huntington?

Nosotros no lo hemos estudiado, pero sí en otro hospital y también han observado ventajas cognitivas entre los pacientes con enfermedad de Huntington. Y en cuanto al Parkinson, no hay estudios, pero es un grupo muy interesante que consideramos investigar en el futuro.

Si una persona adulta, o de avanzada edad, empieza a aprender un idioma desde cero. ¿Notaría algún beneficio en cuanto al deterioro cognitivo?

Es una de las preguntas que nos estamos haciendo ahora, pero lo cierto es que en estos momentos hay muy poca investigación al respecto, al menos en lo que a enfermedades neurodegenerativas se refiere. Porque una cosa es el efecto del bilingüismo, que dura toda la vida o muchos años, y otra el aprendizaje de una segunda lengua en la edad adulta. Son cosas que no se pueden comparar. Lo que se recomienda siempre es que, si se aprende, aunque sea tarde, que al menos se use activamente, si no, no traerá muchos beneficios. Pero, al margen de estos beneficios en determinadas enfermedades, aprender una lengua siempre va a ser positivo cualquiera edad porque ayuda a mantener la mente activa, sentirse motivado, elevar la autoestima…

"Es importante practicar un idioma que se aprende, convivir con él... De nada sirve que lleves al niño a aprender chino si no lo practica"

El estudio lo llevaron a cabo sobre todo en Barcelona, donde mucha gente habla indistintamente catalán y castellano, dos lenguas muy parecidas. ¿Los beneficios serían iguales en lenguas que sean más distintas entre sí?

Si lo comparamos con otros estudios que se han hecho con otras lenguas, como el inglés y el francés en Canadá y otros idiomas, se observa que, independientemente de que las lenguas sean más o menos parecidas entre ellas, el efecto positivo es más o menos el mismo. Si se hacen estudios más específicos, puede que se encuentre alguna diferencia, pero los estudios con los que podemos comparar ahora, el efecto sí parece ser el mismo. Mi conclusión, hoy por hoy, sería que el efecto positivo no se produce porque las lenguas sean más o menos parecidas entre sí, sino por el hecho de usarlas, cambiar de una a otra… que es lo que realmente nos ayuda a entrenar nuestro cerebro.

Si no tienes padres bilingües, con lenguas distintas o tus padres hablan unas lenguas distintas al lugar en el que vivís, que serían los entornos ideales para ser un bilingüe perfecto, ¿qué tendríamos que hacer para que un niño aprendiera a la perfección dos lenguas? ¿Cuándo empezar…?

Pues, además de aprenderlo, es importante que lo practique, sino cuando empieza a aprenderlo, en el futuro. Si de niños les enseñamos a convivir con las dos lenguas, leyendo en otros idiomas, hablando con otros niños, jugando, en el colegio, de viaje, viendo vídeos, en distintos contextos... se beneficiará de estos efectos a largo plazo. De nada sirve que lleves al niño a aprender chino si no lo practica. El cuándo empezar es difícil, pero cuanto antes, mejor, porque cuanto antes empiece, mejor controlará esa lengua.

Además de sus efectos sobre el deterioro cognitivo, ¿Qué otros beneficios tienen para nuestro cerebro saber más lenguas?

Hay estudios en los que se concluye que las personas que conocen más de una lengua tienen una capacidad cognitiva más eficiente y ayuda a focalizar la atención en lo que se está haciendo, pues cambiar de una lengua a otra es para nuestro cerebro como cuando cambiamos de hacer una tarea a hacer otra, lo entrena. Además, se ha visto que, si eres bilingüe, tienes más facilidad para aprender una tercera lengua.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento