Trabajo se apoyará en la sentencia del Supremo para negociar con patronal y sindicatos la regulación sobre los 'riders'

Cientos de repartidores que entregan pedidos de comida a domicilio para la aplicación Glovo están protagonizando protestas en diversos puntos de España para mostrar su rechazo a la reducción de la tarifa base de 2,5 euros a 1,2 aplicada por la empresa en plena pandemia del coronavirus. Supone una rebaja de más del 50%. En Madrid, este jueves los riders han protestado por las calles del centro tras hacerse efectiva la reducción de sus salarios subidos en motocicletas y bicicletas. También se han realizado protestas similares en ciudades como Sevilla, Málaga o Cartagena.
Un repartidor de Glovo.

Nada más terminar de negociar el teletrabajo con los agentes sociales el lunes por la noche, este miércoles el Ministerio de Trabajo retomó con patronal y sindicatos la negociación para prorrogar los ERTE. Y en cuanto termine con este tema, empezará la siguiente negociación con los agentes sociales, en este caso para regular la relación laboral entre los repartidores a domicilio -los conocidos 'riders'- y las plataformas digitales a través de las que reciben los encargos. La propuesta base que presentará la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, se apoyará en la sentencia del Tribunal Supremo, que este miércoles ha confirmado un fallo anterior del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en el sentido de considerar que las relaciones entre los 'riders' y las empresas para las que hacen los repartos no son mercantiles, sino que tienen "naturaleza laboral".

Fuentes de Trabajo no han querido este miércoles apuntar en qué fecha podría ir la regulación sobre los 'riders' al Consejo de Ministros ni será por medio de otro decreto-ley, pero han asegurado que se empezará a negociar con patronal y sindicatos en cuanto se alcance un acuerdo sobre los ERTE.

La intención de Trabajo es reconocer la "laboralidad" de los 'riders', es decir, la relación entre empresa y empleado, en su vínculo con las  y plataformas digitales de las que reciben los encargos, como Deliveroo y Glovo. Y la sentencia del Supremo afianza esta doctrina y también cubre una etapa de ese camino legislativo del Ministerio, que estaba a la espera de este fallo.

"El Tribunal Supremo sostiene que Glovo no es una mera intermediaria en la contratación de servicios entre comercios y repartidores. Es una empresa que presta servicios de recadería y mensajería fijando las condiciones esenciales para la prestación de dicho servicio. Y es titular de los activos esenciales para la realización de la actividad. Para ello se sirve de repartidores que no disponen de una organización empresarial propia y autónoma, los cuales prestan su servicio insertados en la organización de trabajo del empleador", concluye el Supremo, que ha rechazado un recurso de casación interpuesto por Glovo contra una sentencia en contra del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Trabajo ha "celebrado" este miércoles la sentencia del Supremo. "El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha venido trabajando en la línea de garantizar la laboralidad de los trabajadores que prestan sus servicios a través de plataformas digitales, conocidos como 'riders', tal y como se ha expuesto en la consulta pública del proyecto normativo en el que trabaja y con el que espera llegar a un acuerdo en el marco del diálogo social lo antes posible", ha indicado el Gobierno en una nota oficial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento