El padre de Irene Villa cuenta, en 'Samanta y la vida de' el pensamiento que le atormentó durante años

Luis Alfonso Villa, en 'Samanta y la vida de'
Luis Alfonso Villa, en 'Samanta y la vida de'
Mediaset

Este martes, Samanta y la vidade emitió la más emotiva de sus entregas. Fue la dedicada a Irene Villa. Desde el primer momento, el atentado que sufrió esta junto a su madre tuvo una gran presencia en el programa, pero este también dio a conocer otras facetas de la madrileña, como su afición por los deportes, la alegría que ha irradiado siempre o lo mucho que disfrutaba de acampada con su padre, Luis Alfonso Villa.

Este protagonizó uno de los momentos más duros del formato cuando explicó que, al enterarse de que, tras el atentado perpetrado por ETA en 1991, su hija se encontraba en el hospital Gómez Ulla en coma, sin las piernas y sin parte de una mano, pensó en que "mejor que se quedara ahí" para no sufrir más. Según explicó, haber pensado eso es algo que le costó muchos años perdonarse a sí mismo.

En ese momento, Samanta Villar se emocionó y rompió a llorar al ser consciente de lo que habían pasado las personas del entorno de Villa y su madre. Por su parte, la hermana de Irene, Virginia, confesó que, a día de hoy, era incapaz de "perdonar", aunque entendía y valoraba el enfoque positivo de Irene.

Esta explicó que, la primera vez que vio a su padre en el hospital tras el atentado ni siquiera le pareció familiar. "En su cara había pánico, terror, miedo... no le reconocí. Mi padre es el peor ha llevado todo esto. Vendió su taxi para pagarlo todo y prácticamente vivía en el hospital. Yo era su niña pequeña, con la que hasta ese momento jugaba, brincaba, escalaba, se tiraba a una piscina natural...". 

Por su parte, Luis Alfonso Villa contó que jamás se habría imaginado todo lo que ha conseguido la más pequeña de sus hijas, pues tenía en mente unas aspiraciones más mundanas para ella: "Me hubiese gustado que fuera peluquera en Aluche", confesó. En un último apartado del programa, la madre de Irene Villa desveló la que para ella era la clave de la felicidad: "Conformarse con lo que tengas o, mejor dicho, aceptarlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento