Albert Rivera: "Levantar la bandera blanca del pacto con PSOE y PP me costó la muerte política"

El expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
El expresidente de Ciudadanos, Albert Rivera.
EUROPA PRESS

Casi un año después de que Albert Rivera abandonase su cargo de presidente de Ciudadanos, este martes ha roto su silencio para hacer autocrítica y hablar de su trayectoria. Lo ha hecho en la presentación de su nuevo libro, en la que ha analizado desde el momento más álgido de su carrera, cuando estuvo a punto de superar al PP en las elecciones de abril de 2019, hasta su "muerte política" en noviembre de ese mismo año.

En una rueda de prensa en la Casa de América para presentar su libro 'Un ciudadano libre' y sin el apoyo de ningún miembro de su antiguo partido, Rivera ha afirmado que la debacle que sufrió el partido en las elecciones generales del pasado noviembre no fue por haberse negado durante meses a pactar con Pedro Sánchez, sino por ofrecerle un acuerdo 'in extremis' y por no haber explicado mejor a los votantes que el líder del PSOE nunca quiso un pacto con Cs.

El exdiputado, que relata en el libro relata cómo vivió los meses previos a los comicios en los que Cs pasó de 57 escaños en el Congreso a 10, considera que su primer error fue plantear en septiembre de 2019, en un contexto de "polarización y sectarismo" políticos y "con el populismo de Vox creciendo", una opción de acuerdo a Sánchez con tres condiciones, que este rechazó.

"Levantar la bandera blanca del pacto con PSOE y PP en un país atrincherado me costó la muerte política"

"Es evidente que levantar la bandera blanca del pacto con PSOE y PP en un país atrincherado me costó la muerte política", concluye, y argumenta que una parte de los votantes de Cs "no lo entendieron" y en las elecciones de noviembre "se fueron a la derecha".

Lamenta "no haber desenmascarado antes" a Sánchez

La otra equivocación que Rivera admite haber cometido es "no haber desenmascarado antes" la "estrategia" del presidente del Gobierno de forzar una repetición electoral tras los comicios de abril y pactar con Podemos y los partidos nacionalistas.

"Deberíamos haber dejado en evidencia con anterioridad, ante la opinión pública, que el presidente en funciones no quería ningún acuerdo con nosotros", ha dicho, y ha indicado que Sánchez "en ningún momento" le tendió la mano para hablar.

"Deberíamos haber dejado en evidencia con anterioridad, ante la opinión pública, que el presidente en funciones no quería ningún acuerdo con nosotros"

Rivera ha destacado que, mientras el presidente sigue en la Moncloa, sin importar "con quién pacte y a qué precio", él ha dejado la política. "Yo duermo tranquilísimo habiendo tomado las decisiones que he tomado", ha recalcado.

De su relación con Sánchez cuenta que fue "de más a menos y de menos a nada", aunque le ha reconocido en la presentación que fue "un buen estratega" porque él es presidente, aunque haya sido, ha dicho, a costa de pactar con Podemos y los separatistas. "Lo ha hecho mejor que yo, pero ¿lo que ha hecho es bueno para España? Yo creo que no. Es bueno para Sánchez, pero no para España".

"¿Yo haría lo que hace Sánchez? (...) Yo no le daría el pésame a un etarra para conseguir el apoyo de Bildu, yo no me sentaría en una mesa paralela a la Constitución para hablar con Torra, yo no pactaría la economía de este país con Podemos", ha afirmado.

Pacto de los PGE

Pese a las insistentes preguntas de los periodistas, Rivera ha evitado opinar sobre la estrategia de la actual líder de Cs, Inés Arrimadas, sus pactos con Sánchez y su decisión de negociar los Presupuestos Generales del Estado con el Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos.

"Tienen que tomar sus decisiones y su rumbo con libertad", ha manifestado, y ha añadido que no va a intentar "tutelar" a la nueva dirección de la formación naranja y que mantiene una "excelente relación de amistad" con Arrimadas.

No obstante, Rivera duda que Pedro Sánchez dé "ese giro" para pactar los Presupuestos con Ciudadanos y cree que todo indica que se apoyará en los socios de investidura.  

No volverá a la política

El exlíder de Cs, que ahora preside el despacho de abogados Martínez-Echevarría & Rivera, ha asegurado que su punto final a la política "es definitivo" y que ahora está en otra etapa. Además, el panorama actual, donde varios partidos "alientan la polarización", no le gusta y desearía que se abrieran "espacios de entendimiento".

Sobre su dimisión, que anunció un día después de las elecciones del 10 de noviembre, Rivera explica en su libro que hacía varios meses que contemplaba esa opción y así se lo transmitió a su pareja, Malú, y al entonces secretario general de Cs, José Manuel Villegas, pocos días después de los comicios de abril.

Pese al buen resultado electoral obtenido entonces por Cs, les dijo: "Me queda una oportunidad más: o llego a la Presidencia del Gobierno en las siguientes o me marcho y dejo paso". Ocho meses después, el 11 de noviembre, tras perder más de 2,5 millones de votos, comunicó su decisión entre lágrimas a los miembros de la Ejecutiva del partido: "Me voy. No puedo más".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento