La gran duda de las nuevas restricciones en Madrid: cómo se controlan entradas y salidas de las 37 zonas sin causa justificada

Atascos a la salida de Madrid en Miércoles Santo.
Imagen de archivo de atascos en Madrid.
Jorge Paris

El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha decidido aplicar a partir de este lunes 21 de septiembre una serie de restricciones que limitan la movilidad en 37 áreas sanitarias debido a la alta incidencia de casos de coronavirus. Con la excepción de algunos supuestos, como son motivos laborales, sanitarios o educativos, entre otros, de estas zonas de ocho municipios no podrá entrar ni salir nadie. Pero si no hay restricciones de transporte público y los supuestos son tan amplios, ¿cómo se van a controlar estas entradas o salidas?

En la rueda de prensa que han ofrecido de manera conjunta la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso; el vicepresidente, Ignacio Aguado; y el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, se ha explicado que "necesitamos la fuerza del Estado. Necesitamos las herramientas que no tenemos como Gobierno autonómico, sobre todo, en materia de seguridad ciudadana", en palabras de la propia Ayuso. 

En este sentido, y antes de que este lunes a mediodía se encuentren Ayuso y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el Ejecutivo ya ha tendido su mano: el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha asegurado este viernes desde Nuadibú (Mauritania) que la Policía Nacional y la Guardia Civil, como han hecho desde el inicio de la pandemia del coronavirus, prestarán a la Comunidad de Madrid la ayuda que necesite para garantizar la salud de sus ciudadanos.

"Los madrileños pueden estar seguros de que la Policía Nacional y la Guardia Civil seguirán garantizando la salud de los ciudadanos", dijo el ministro.

Reunión sobre seguridad este domingo

Con este fin, representantes de la Delegación del Gobierno en Madrid, la Consejería de Justicia, Interior y Víctimas, la Agencia de Seguridad y Emergencias de la Comunidad 112 y de los Cuerpos de la Policía Nacional y la Guardia Civil se reunirán el domingo para coordinar el plan del seguridad que vigilará y controlará las nuevas restricciones.

La reunión, solicitada por el Gobierno autonómico, se realizará este domingo por la mañana en una sede regional y en ella irán directores generales, ya que se trata de un encuentro principalmente técnico para determinar cómo puede ayudar la Delegación a hacer cumplir las nuevas medidas antiCovid.

Concretamente, se tendrá que determinar cuántos policías nacionales, y en su caso guardias civiles, cuándo y dónde se necesitarán en cada área sanitaria de la capital y del resto de municipios.

No se va a parar a la gente

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE), que se coordinarán con los Policías Locales, reforzarán la vigilancia ciudadana y controlarán que en esas zonas se cumplan las restricciones en reuniones, el cierre de espacios públicos, las horas de clausura de establecimiento, evitarán concentraciones indebidas, botellones, fiestas clandestinas, etcétera. En principio, no se dedicarán a parar a la gente y comprobar si sus salidas entran dentro de las contempladas por la nueva normativa.

Críticas de alcaldes afectados

Pero también ha habido fuertes críticas a la decisión del Gobierno autonómico. Los primeros son los propios alcaldes madrileños. Los regidores de Alcobendas, Getafe, Parla y Fuenlabrada han criticado que la Comunidad de Madrid no hecho partícipes a los ayuntamientos de las medidas de restricción, y ven difícil aplicación por su "complejidad".

El alcalde de Alcobendas, Rafael Sánchez Acera (PSOE), ha asegurado que las restricciones de movilidad en dos de sus áreas sanitarias le generan "muchas dudas", y ve "muy difícil" que se puedan hacer cumplir, por la "idiosincrasia" de la localidad.

"Va a ser muy difícil que en calles colindantes podamos hacer que un parque esté cerrado, mientras el de la acera de enfrente está abierto", ha opinado.

"Va a ser muy difícil que en calles colindantes podamos hacer que un parque esté cerrado, mientras el de la acera de enfrente está abierto"

En la misma línea, el alcalde de Parla, Ramón Jurado (PSOE), ha expresado que hará "lo posible" por cumplir con las restricciones.

"Tendremos que buscar la manera de aplicar estas medidas, que llegan tarde y mal y que se nos antojan bastante complicadas", ha dicho.

La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández (PSOE), ha denunciado la falta de comunicación oficial sobre las medidas, que se implantarán en dos áreas de su municipio.

"Me siento decepcionada y sorprendida, porque como alcaldesa me he enterado por los medios de comunicación de las medidas que se proponen y que en apenas dos días van a entrar en vigor", ha dicho.

"Como alcaldesa me he enterado por los medios de comunicación de las medidas que se proponen"

El alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala (PSOE), también se ha mostrado "molesto" con la Comunidad de Madrid por "no haberles hecho partícipes" como ayuntamiento de las medidas que se van a aplicar en hasta tres áreas sanitarias de la localidad.

Ayala ha afirmado que, en su opinión, "se ha actuado tarde" y que "eso ha hecho que la actuación sea más dura de lo que pudiera o debiera haber sido necesaria, si esto se hubiera realizado a mediados de agosto", aunque "como alcalde", ha dicho que va a estar "volcado" en la aplicación de las medidas.

Por su parte, el Gobierno de San Sebastián de los Reyes (donde las limitaciones se restringen a la zona de Reyes Católicos) ha rechazado valorar las medidas hasta que las conozcan en profundidad, aunque han adelantado que, en paralelo, han diseñado un plan especial de actuaciones e intervenciones extraordinarias de seguridad y desinfección.

Almeida: "Madrid no se puede compartimentar"

Ni siquiera el alcalde de Madrid capital, José Luis Martínez-Almeida, ha dejado de mostrarse escéptico. El regidor madrileño ha advertido este viernes de que la capital "no se puede compartimentar" y ha pedido a todos los madrileños, con independencia del distrito en el que residan, que no bajen la guardia ante la Covid-19 porque las medidas aprobadas por el Gobierno regional son un "aviso" de que la pandemia aún no se ha vencido.

No obstante, Martínez-Almeida ha mostrado su apoyo a las medidas adoptadas por la Comunidad: "Todos vivimos en Madrid y todos debemos dar lo mejor de nosotros mismos para dejar atrás la pesadilla que vivimos desde marzo. Haremos todos lo posible, todo lo que sea necesario para vencer la pandemia. Apoyamos estas medidas y mostramos nuestra absoluta colaboración para que la implementación de estas medidas sea efectiva", dijo el primer edil.

Gabilondo: "Se podría haber evitado"

La oposición en la Comunidad de Madrid es la que más beligerante se ha mostrado con las restricciones adoptadas. El portavoz del PSOE, Ángel Gabilondo, ha comentado que, si bien la situación epidemiológica "exigía esa adopción de medidas", podría haberse evitado con iniciativas "sociales y sobre todo sanitarias".

"Es muy importante que tengamos en cuenta la desigualdad de la pandemia", ha alegado Gabilondo, quien ha explicado que la incidencia puede elevarse en "algunas familias" porque "no han tenido oportunidad de hacer un aislamiento en condiciones adecuadas por el tamaño de las casas", o debido a sus circunstancias "sociales y laborales". Gabilondo ha exigido, asimismo, que se contraten y formen más rastreadores "inmediatamente", así como "el refuerzo y la reordenación" de los centros de salud, y que se garantice "el cumplimiento efectivo" de las normas anunciadas.

"Pretenden que las familias más humildes y trabajadoras paguen el pato, se crucen Madrid para trabajar y vuelvan a su casa para confinarse", ha protestado la portavoz adjunta de Más Madrid, Mónica García, quien ha acusado al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso de "señalar y estigmatizar a barrios enteros".

García ha reprochado al Ejecutivo "no haber hecho un mínimo de autocrítica" y de "hacer recaer otra vez la responsabilidad en los ciudadanos", al tiempo que ha advertido de que "sin rastreadores y sin fortalecimiento de los centros de Atención Primaria, ninguna medida va a ser eficaz".

"Estas medidas ni siquiera van a ser efectivas, porque la mayoría de la gente que trabaja en los barrios populares, en los barrios del sur, trabaja todos los días en el centro, y coge el Metro a reventar por la irresponsabilidad del Gobierno", ha dicho la portavoz de Unidas Podemos, Isa Serra.

La diputada ha censurado que la Comunidad "no tenga en cuenta" que los habitantes de las zonas afectadas por las restricciones son "las que más están sufriendo la crisis de al Covid, las que más están sufriendo la situación económica y social, y las que más esfuerzo han hecho, muchas de ellas en trabajos esenciales que nos han sostenido a todos durante muchos meses".

Por su parte, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales Madrid (FRAVM), que ha expresado su "decepción absoluta, rechazo e indignación" por las medidas, que creen que "servirán de poco" y que "se ceban con los vecinos más humildes".

A través de un comunicado, la FRAVM ha reiterado su oposición a unos confinamientos "selectivos" que en su mayor parte "se ubican en barrios que padecen desde hace años, e incluso décadas, unos índices sociodemográficos más que alarmantes".

Con las nuevas medidas anunciadas este viernes para contener la pandemia creen que las cosas no solo no mejorarán en estos barrios sino que aumentará "el sentimiento de abandono y la ira en una población a la que continuamente se estigmatiza y hoy culpabiliza por la expansión del virus", y se fomentarán "fracturas hasta ahora inexistentes" en los barrios y distritos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento